El Camino Natural del Valle del Lozoya

EL CAMINO NATURAL DEL VALLE DE LOZOYA

 

      El Valle de Lozoya, junto con el de Valsaín y el del Río Moros, es uno de los valles emblemáticos del Guadarrama, conocido y transitado desde hace siglos. Ya en la Alta Edad Media sería repoblado por los Quiñoneros segovianos, al traspasar la Reconquista la barrera del Guadarrama hacia 1085. En el s. XIV, el Libro de la Montería de Alfonso XI describe catorce monterías de oso y de puerco (jabalí) en tierras de Val de Loçoya (Libro IIIº cap. X), de las que siete tenían lugar en el mismo valle y otras siete en los valles aledaños. También en este siglo el Arcipreste de Hita, en el Libro de Buen Amor (c. 1330), sitúa una de sus aventuras con la serrana vaquera, la “Chata de Malangosto”, en el puerto de Malagosto, una de las salidas del Valle.

     El paso del Malagosto, comunicación del valle con tierras segovianas, quedaría abandonado años después al construirse la Granja en la segunda mitad del s. XVIII, trasladándose el paso al del Reventón, mientras que el remozado camino del puerto de Navacerrada (1780) sustituía al antiguo del puerto de la Fuenfría.

      La quietud y recogimiento del Valle resultarían idóneos para construir el Monasterio de El Paular en una de las zonas más recónditas a finales del s. XIV. Los terrenos fueron donados por Juan I a los cartujos hacia 1390, iniciándose las obras, que tardarían en completarse varios siglos; el monasterio fue cartujo hasta 1954, en que pasó a usufructo de los benedictinos. En el viejo molino de papel que perteneció al Monasterio, del que no queda nada, se fabricaría el papel con el que se imprimió la primera edición del Quijote. El propio monasterio, restaurado en estos últimos años, ha recuperado sus hermosas sillerías muchos años después de la desamortización de Mendizábal, cuando fueron a parar a distintas iglesias de Madrid; también han podido recuperarse, y reintegrar a su lugar original, cincuenta y dos cuadros de Vicente Carducho (Vicenzo Carduccio), pintados entre 1626 y 1632, igualmente dispersos tras la exclaustración de 1835. En 1876, con Alfonso XII, el monasterio fue declarado Monumento Nacional a pesar de su estado de abandono.

El Correo de la Posta utilizó uno de los pasos de la Sierra desde el Valle, el puerto de Cega, hoy día de Navafría, para alcanzar más directamente las tierras burgalesas desde Madrid.

     La célebre excursión con niños de la Institución Libre de Enseñanza de 1883, dirigida por Francisco Giner de los Ríos y Manuel B. Cossío, que tuvo lugar mucho antes de la construcción de la carretera de Navacerrada a Cotos y Rascafría, recorrería buena parte del Valle, desde las Guarramillas al puerto de los Cotos y a El Paular, para continuar hacia la Granja cruzando la sierra por el puerto del Reventón.

El Monasterio de El Paular y el camino de salida del Valle hacia Lozoyuela, serían frecuentados por la gente de la ILE y por los primeros excursionistas del Guadarrama en los años posteriores a aquella excursión.

     En 1915 se abrió la carretera del Puerto de Navacerrada al de los Cotos y a Rascafría, que sustituyó al viejo camino del Valle por el puerto de El Paular. Y en 1932 se abrió la carretera de Miraflores a Rascafrría por el puerto de la Morcuera.

     El desarrollo de la Guerra Civil Española de 1936 en torno a Madrid tendría parte de sus escenarios en las altas cumbres que rodean el Valle, por un lado el cordal de Peñalara al Nevero y a los puertos de Navafría y de la Linera; y por el otro, las pequeñas cumbres del cerro de La Cruz y la Cachiporrilla, que cierran la salida del valle por el Este. Por todas estas alturas quedan aún abundantes restos de la guerra.

Entre los tesoros del Valle que no podemos dejar de citar, de los que aún hoy podemos disfrutar, se encuentran los extensos pinares de la cabecera del valle, vendidos por el Estado a D. Andrés Andreu en 1837 tras la desamortización, y por éste a la Compañía Belga de los Pinares de El Paular en 1840; el sabinar de Lozoya, en las laderas meridionales del cerro de la Cruz, el único existente en la Comunidad de Madrid; los antiguos puentes del Perdón, del Congosto***, Matafrailes, puente Canto; la lámina de agua del embalse de Pinilla a los pies de Lozoya; el denominado Bosque Finlandés, que junto al arboreto Giner de los Ríos, inaugurado en julio del 2002, constituye un precioso itinerario de obligado paseo; el yacimiento arqueológico de la orilla sur del embalse de Pinilla; algunas de las iglesias de los pueblos; los Centros de Educación Ambiental del Puente del Perdón y de El Cuadrón; la ermita de Santa Ana, la de Nª Srª de los Prados en Garganta de los Montes; las cascadas del Purgatorio; los viejos potros de herrar; las piscinas naturales de Las Presillas; etc.

A lo largo de todo el valle existió desde antiguos tiempos un viejo camino, que comunicaba Valsaín con el Valle por el puerto de los Cotos, el viejo puerto de Lozoya, llegaba al Monasterio y continuaba hacia Lozoya, saliendo del valle por el Congosto en dirección a Buitrago y Lozoyuela.

     La construcción de los embalses de Riosequillo en 1958 y de Pinilla en 1967, las pistas forestales, las carreteras y las urbanizaciones de los pueblos, han ido ocultando buena parte del viejo camino, del que solamente quedan restos de algunos pequeños tramos. Pero en estos últimos años, el esfuerzo conjunto de del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Maríno (MARM), la Mancomunidad del Valle de Lozoya y la Dirección del Parque Natural de Peñalara, ha promovido el reacondicionamiento del Camino Natural del Valle de Lozoya, inaugurado en la primavera del 2010, adecuándolo a los nuevos usos actuales, paseo, senderismo, ciclismo, equitación.

     El camino, de dos a tres metros de ancho, fácil de seguir, bien señalizado, equipado con numerosas áreas de descanso en y entre los pueblos de paso, discurre desde el Centro de Educación Ambiental (CEA) del Puente del Perdón, en El Paular, hasta Lozoya, sale del propio valle por la presa de Pinilla y el puente del Congosto y se alarga hasta Garganta de los Montes y el CEA de El Cuadrón, donde finaliza por el momento, con ramales que se dirigen a otros puntos de interés del Valle.

     El antiguo camino entraba realmente en el Valle por el puerto de los Cotos, desde donde hoy día hay varios itinerarios para bajar a El Paular: el camino del Palero (señalizado hace años como GR-10.1); la Ruta Verde 1 del Parque; el viejo camino del Paular, que cruza el río Lozoya por los puentes de los Hoyones y de la Angostura, llega a la Isla y sigue de allí a El Paular por la antigua central eléctrica, puente del Aguilón y Las Presillas; incluso por la sillada de Garci Sancho y Cabeza Mediana. Pero, en cualquier caso, este tramo no ha sido rehabilitado como el del resto del Valle, aunque se utilicen parte de las pistas forestales existentes.

En conjunto, el camino del Valle de Lozoya consta de los siguientes tramos:

 

De Cotos a El Paular (tramo no incluido en el camino rehabilitado)

Ptº de los Cotos-Pte de la Angostura                8    km

Pte de la Angostura-La Isla                               3,1 km

La Isla-El Paular                                               5,4 km

                              TOTAL                              16,5 km  

 

De El Paular a Lozoya (el actual Camino Natural del Valle de Lozoya)

El Paular-Rascafría                                            2    km

Rascafría-Oteruelo-Alameda                               4,5 km

Alameda-Pinilla                                                 2,6 km   

Pinilla-Lozoya                                                    5,2 km

                                 TOTAL                            14,3 km 

 

De Lozoya a El Cuadrón (el actual Camino Natural del Valle de Lozoya)

Desde Lozoya, ya fuera valle, el camino continúa hacia Garganta de los Montes y El Cuadrón

Lozoya-Presa de Pinilla                                      3,2 km

Presa de Pinilla-Pte del Congosto                      1,8 km

Pte del Congosto-Pte de Matafrailes                  2,4 km

Pte Matafrailes-Garganta de los Montes             4,6 km

Garganta de los Montes- El Cuadrón                  5    km

              TOTAL                                                 17   km

 

     Desde Garganta de los Montes también se puede ir a El Cuadrón por el camino de abajo (4,2 km), aunque el camino rehabilitado es el que va por el collado del cerro del Cuadrón.

     En total hay unos 48 kilómetros de Camino, de los que 31, del CEA del Puente del Perdón al de El Cuadrón, están actualmente acondicionados y equipados.

     Una serie de rutas complementarias, que irradian del Camino Natural y discurren por buenos caminos, ofrecen la posibilidad de profundizar en el conocimiento del Valle de Lozoya y su entorno:

– Las cascadas del Aguilón, unos 11 km ida y vuelta desde El Paular.

– El Mirador de los Robledos, 10 km ida y vuelta desde el Paular.

– Los Navazos, ruta circular de unos 3,5 km desde Oteruelo.

– La Ermita de Santa Ana, a unos 3 kms de Alameda.

– El arroyo de la Saúca, recorrido circular de unos 8 km desde Alameda.

– La Ruta de los Oficios, ruta circular de unos 5 km desde Pinilla.

– Las excavaciones arqueológicas del Calvero de la Higuera, a 3,5 km de Pinilla, al otro lado del embalse.

– La Ermita de la Fuensanta, a 2 km desde Lozoya.

– El sabinar de Lozoya, poco más de 5 km ida y vuelta desde Lozoya.

– La Ermita Nª Srª de los Prados, ruta circular de unos 6 km desde Garganta de los Montes.

– El área de esparcimiento del embalse de Riosequillo, a 6 kms del Cuadrón.

 

     Y los que tengan ánimos, pueden subir a la cumbre del Mondalindo desde Garganta de los Montes, al portachuelo de Canencia y la Cachiporrilla desde Pinilla del Valle, al refugio de la Majada del Cojo desde Alameda, a la Cabeza Mediana desde El Paular, e incluso las cumbres más altas de la sierra, Peñalara y Cabezas de Hierro, o a las lagunas de Peñalara y de los Pájaros, partiendo del puerto de los Cotos.

 

*** NOTAS

  • El denominado Puente Canto en los actuales paneles del Camino Natural se llamaba antiguamente puente del Congosto. El Libro de la Montería del Rey D. Alfonso XI cita este puente al describir una de las monterías en el Libro III Capº X (La garganta que es ençima de la puente del Congosto …). Nosotros hemos conocido con el nombre de puente Canto el que hay a la salida del pueblo de Canencia para salvar el arroyo de igual nombre (s. XIV-XV).

  • La Mancomunidad del Valle de Lozoya está formada por los municipios de El Cuadrón, Garganta de los Montes, Rascafría, Pinilla del Valle, Alameda del Valle, Oteruelo y Rascafría.

  • Cartografía: Hojas del IGN a escala 1:25000 números 483-IV (San Ildefonso o La Granja), 484-I (Lozoya), 484-II (Buitrago) y 484-III (Bustarviejo).

Descripción detallada del CAMINO NATURAL DEL VALLE DE LOZOYA

El Cuadrón-Garganta de los Montes (5,7 km)

Centro de Educación Ambiental de El Cuadrón-collado del Cuadrón (3,7 km)

Desde la carretera del valle, al llegar a la altura de El Cuadrón, un breve ramal a la izquierda llega a la puerta del CEAM. Pasando de largo el edificio, se sigue subiendo por la pista que gana altura por el vallejo, hasta alcanzar el collado del Perdigón, donde hay un cruce de caminos y enfrente una puerta franqueable.

Girando a la derecha, remontar el último repecho hasta el collado del Cuadrón. Triple desvío. A la derecha un camino sube a lo alto del cerro; a la izquierda otra pista recorre la loma de Mata Águila hacia el Mondalindo; de frente, el camino desciende hasta Garganta de los Montes.

 

Collado del Cuadrón-Garganta de los Montes (2 km)

Sin ningún problema el camino finaliza en una carretera asfaltada. La seguimos unos metros a la derecha y, ya en el pueblo, bajamos por una calle bastante pendiente, hasta la plaza de la iglesia de San Pedro, donde finaliza este tramo.

 

Garganta de los Montes – Lozoya (12 kms)

Garganta-carretera de Canencia (3,5 km)

Desde la iglesia bajamos por la calle principal hasta las últimas casas a la izquierda, donde comienza el camino. Este camino gira enseguida a la derecha, deja al lado la trinchera de la vía del tren y baja ligeramente. Poco más allá dejamos a la izquierda un camino que sube al collado de Cabeza Herreros y llegamos a un ensanche en el que hay una fuente a la izquierda y otra a la derecha. Seguimos de frente entre vallas de piedra, primero en horizontal y luego bajando algo.

Dejamos un cargadero de ganado, a la derecha del camino, y salimos a la carretera de Canencia, por un portón. La cruzamos y entramos por otra puerta que hay enfrente. Se ve la casa de la Cañizuela a poca distancia a la derecha.

 

Carretera de Canencia-Puente del Congosto (2,7 km)

El camino baja hacia el arroyo de Canencia por una zona de ganado y, haciendo una pronunciada curva, llega al puente de Matafrailes, por el que se cruza el arroyo. Al otro lado pasamos una puerta, y seguimos por el camino, que llega a enlazar con el que viene de Canencia, por la izquierda. Pasamos otra puerta pequeña, bajando suavemente, y seguimos hasta el puente del Congosto, que cruza el río Lozoya por unas llamativas estrechuras.

 

Puente del Congosto-Lozoya (5,8 km)

El camino gana altura hasta llegar cerca de la carretera del valle, gira a la izquierda y se prolonga junto a la carretera, hasta salir al ramal asfaltado que va a la coronación de la presa de Pinilla.

Continuamos por el asfalto, y poco antes de llegar a la presa el camino va a la derecha, pasa un altillo y da vista al embalse de Pinilla, que parece un gran lago entre montañas.

Bajamos hacia el embalse. Cerca de la orilla el camino queda horizontal, se prolonga a la derecha a poca altura sobre el agua, y llega al arroyo del Villar, afluente del embalse, sobre el que cruzamos.

Al otro lado, el camino continúa a la izquierda, bordeando el embalse hacia el cercano pueblo de Lozoya. Al final de este tramo podemos entrar en el pueblo para hacer un  descanso.

 

De Lozoya a El Paular (14,5 kms)

Lozoya – Pinilla del Valle (5,5 km)

Volvemos a bajar hacia el embalse por el camino de llegada (avenida de Lozoya) y girando a la derecha, pasamos el arroyo de la Fuensanta, para seguir el camino que bordea el embalse.

Dejamos a la derecha una amplia zona de descanso bien equipada y poco más allá una bifurcación a la derecha, que no se toma. A unos 3 kms de Lozoya el camino deja a la izquierda las ruinas de un caserón junto al embalse. Llegamos a un portón, que pasamos. El camino sigue al otro lado entre prados con fresnedas. Quince minutos después vemos a la derecha el cementerio y a la izquierda, entre el arbolado, un gran edificio del Canal de Isabel II.

Al llegar a la carretera de asfalto que va al cementerio, la seguimos a la izquierda, pasamos otra puerta de hierro y llegamos a la iglesia de Pinilla del Valle. Rodeando la iglesia, llegamos a la plaza del Gobernador, junto al Ayuntamiento, en cuyo centro hay un crucero de piedra con bancos.

 

Pinilla del Valle – Alameda del Valle (2,7 kms)

Salimos de la plaza por la calle del Embalse, pasamos un arroyo por un puente, dejamos a la derecha un cargadero de ganado y unos metros más allá la cruz de piedra del Manadero. Poco más adelante se deja una bifurcación a la izquierda y seguimos de frente, con abundante arbolado a ambos lados del camino.

Llegamos a una puerta con barrera canadiense en el suelo. La pasamos y seguimos hacia Alameda.

Pasamos junto al cementerio de Alameda, a la izquierda y cien metros más allá cruzamos el arroyo de la Saúca por un puente, llegando a las primeras casas del pueblo. Seguimos de frente por la calle de las Cercas; fuente a la derecha. Al final de la calle seguimos por otra a la izquierda, pasando junto a la escultura al “Hombre del Campo”.

Enseguida vemos la torre de la iglesia de Santa Marina a la derecha. La rodeamos por abajo y alcanzamos un jardincillo junto al muro occidental, con tres enormes chopos y bancos donde hacer un descanso.

 

Alameda del Valle – Oteruelo (1,5 km)

Desde los chopos continuamos por el ancho camino bordeado de árboles y vegetación que va directamente a Oteruelo.

Dejamos el cementerio de Oteruelo junto al camino, a la izquierda, cruzamos una pequeña acequia, y llegamos a una zona de huertas a nuestra derecha. Finalmente el camino desemboca en una calle asfaltada. Subiendo a la derecha alcanzamos el centro de Oteruelo.

Cincuenta metros a la derecha está la iglesia, que conserva la antigua espadaña.

 

Oteruelo – Rascafría (5 kms)

Sin desviarnos a la iglesia, seguimos esta calle hacia la izquierda, cruzamos la plaza de la Fragua (potro de herrar a la derecha) y continuamos de frente por el camino de Rascafría. Enseguida se llega a una bifurcación, donde seguimos de frente. Tres minutos después otro camino se une al nuestro por la derecha. En el ángulo de unión de ambos caminos hay una zona de descanso con bancos, donde podemos hacer un alto.

Continuamos por el camino señalizado en la misma dirección de venida. Abundante vegetación a los lados. Llegamos a una pasarela peatonal que salva el arroyo que atraviesa el camino cuando viene crecido. Al otro lado, el camino discurre junto al cerramiento de la urbanización Los Grifos.

Llegamos al cementerio de Rascafría, que rodeamos por la derecha. Desde la puerta principal un corto ramal de asfalto desemboca en la carretera de Rascafría a la Morcuera, junto a las primeras casas del pueblo.

Unos metros a la derecha salimos a la carretera del valle, la seguimos a la izquierda, y en unos minutos más alcanzamos la plaza de España, donde finaliza este tramo.

 

Rascafría – El Paular (2 kms)

Saliendo de Rascafría hacia el Paular, vemos el cementerio a la izquierda. Por ese lado, unos metros más adelante, comienza un carril peatonal que discurre paralelo a la carretera y llega hasta El Paular.

Siguiendo este carril pasamos frente a la serrería de la Compañía Belga de los Pinares de El Paular. Enseguida comienza a la izquierda un camino de tierra, que ofrece otra opción más bonita para llegar a El Paular.

Siguiendo esta bifurcación llegamos a un puente peatonal sobre el Lozoya, por el que cruzamos. Al otro lado continuamos a la derecha, pasamos un portón junto a la tapia de los Batanes, y atravesamos el bosque Finlandés por un hermoso paseo entre abundante y variado arbolado.

El paseo sale a una zona empradizada, a cuya izquierda hay numerosos abedules y, finalmente, va a salir al camino de las Presillas junto al Puente del Perdón. Pasando este puente salimos a la carretera del Valle, frente a la entrada del Hotel Santa María del Paular y el conjunto de edificios del Monasterio. Cien metros a la izquierda está el CEA del Puente del Perdón y otros cien metros a la derecha la entrada al arboreto Giner de los Ríos.

El camino actualmente reacondicionado finaliza en el CEA del Puente del Perdón, pero el clásico camino del Valle llegaba hasta el puerto de los Cotos o de El Paular, llamado de Lozoya en la Edad Media.

Mientras el camino que recorre el valle desde El Cuadrón hasta aquí está rehabilitado, equipado y señalizado, y es utilizable durante todo el año, salvo días de gran nevada, el tramo desde El Paular al puerto de los Cotos, además de presentar un desnivel y una longitud mucho más acentuados, queda cubierto por la nieve durante buena parte del invierno, lo que limita sus posibilidades de utilización.

 

 

De El Paular al Puerto de los Cotos (16,5 km)

 

Desde el CEA del Puente del Perdón se puede subir al puerto de los Cotos por varios itinerarios:

 

– Por el arroyo de la Umbría y el camino del Palero, señalizado como GR-10.1 hace años.

– Por el monumento a la Guardería Forestal y Cabeza Mediana al collado de Garci Sancho, donde enlaza con el anterior.

– Por el puente del Perdón, las Presillas y el puente del Aguilón a la Isla y el embalse del Pradillo, desde donde sigue por las pistas forestales de la Angostura, camino de las Cerradillas, arroyo de Valdesquí y puerto de los Cotos.

– El itinerario anterior, pero separándose antes de subir a las Cerradillas por el camino viejo del Paular y por la Hoya del Toril al puerto. Esta opción se describe a continuación:

 

     Entramos por la carretera que comienza frente al Hotel Santa María del Paular, cruzamos el Lozoya por el puente del Perdón y enseguida dejamos a la izquierda la entrada al albergue de los Batanes. Pasado un portón, dejamos a la derecha el ramal que va a la zona de aparcamiento y llegamos a las Presillas, piscinas naturales con extensa zona empradiza.

La carretera pasa a ser una pista de tierra, que seguimos hasta el puente sobre el arroyo del Aguilón. Pasado el puente, una barrera cierra el paso. Nada más cruzarla dejamos la pista por un camino a la derecha, que baja ligeramente, cruza un par de arroyos por una pasarela y se mete entre robles.

      El camino, sin apenas desniveles, avanza hacia el sur, con el río Lozoya a la derecha. Más adelante, al llegar a una bifurcación, seguimos por la izquierda. Pasamos junto a un grueso tubo roñoso, que alimentaba de agua las turbinas de la antigua central eléctrica. El camino sigue casi horizontal, hasta llegar al restaurante La Isla, donde una puertecilla en un cercado nos indica que estamos en este punto.

Pasando esta puertecita continuamos por el camino, bastante evidente, llegando a un alto sobre el pequeño embalse del Pradillo. El camino desciende hasta llegar casi al nivel del río y continúa entre el arbolado, salvando algunos arroyos por pequeñas pasarelas de tablones.

Finalmente desemboca en una pista forestal. Unos metros más abajo a la derecha está el puente de la Angostura, sobre el Lozoya (1362 m). Bajamos hacia el puente y sin cruzarlo giramos a la izquierda, para seguir avanzando por la pista que sube suavemente por este lado entre pinar, hasta llegar a una bifurcación (1440 m)..

      Seguimos por la derecha. Poco más adelante cruzamos el arroyo de Peña Mala por un puente de tablones, sorteamos un corto trecho de camino a veces inundado y llegamos al puente de los Hoyones, por el que cruzamos a la orilla opuesta (1450 m).

Una subida corta nos sitúa de nuevo en la pista forestal que discurre por la otra orilla del río, por la que seguimos a la izquierda. Medio kilómetro más adelante la pista cruza el arroyo de Peñalara, y otro kilómetro más allá llegamos al inicio de otra pista por la derecha, por la que subiremos haciendo zigzags hasta la carretera del puerto (1637 m).

     Al otro lado de la carretera, veinte metros más abajo, se inicia otra pista, por la que hay que seguir. Esta pista sube suavemente, gira a la izquierda y gana altura a media ladera, paralela a la carretera, que vemos más abajo.

     La pista se convierte en un sendero poco transitado. Un kilómetro más adelante remonta una vaguada herbosa y enlaza con el GR-10 que viene por el camino del Palero, gira a la izquierda, sube una cuesta corta y sale del arbolado en el llano de la Pradera, ya cerca del puerto.

Atravesando este llano al SO, sin salir a la carretera, seguimos un camino paralelo a la misma por la derecha. Pasamos de largo unas cabañas y por unos escalones de madera bajamos a la carretera. Al otro lado está el aparcamiento del puerto. Remontándolo llegamos al Puerto de los Cotos, 1840 m, donde finaliza esta etapa.

2003 Ayuntº Rascafría

2003 Iglesia de Oteruelo

Iglesia de Oteruelo                                                                                Ayuntamiento de Rascafría

 D. Pliego (18-IX-2011)

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s