EN TORNO A SEGOVIA

Paseo en torno a Segovia capital

     A mitad de noviembre de 1995 habíamos decidido hacer una vez más la “vuelta a Segovia” por un circuito exterior a la ciudad misma, recorrido que ya conocíamos de antemano por haberlo incluido en el proyecto ECOTREN. En esta excursión concurrieron una serie de circunstancias que dieron lugar a una situación verdaderamente peculiar. Nos encontramos en la estación de Segovia trece excursionistas, de los que doce eran mujeres y yo era el único varón del grupo. El recorrido alrededor de Segovia es espectacular y, además, tuvimos la suerte de disfrutar de buen tiempo durante nuestra andadura, ya que en el trayecto de ida a Segovia no había parado de llover.

      Desde la estación cruzamos parte de la ciudad para llegar al alto del Calvario. Desde allí  seguimos por la parte alta del Pinarillo, rodeamos la barranquera que hay más al noroeste,  y descendimos la cuesta que lleva a la Fuencisla. A partir de aquí continuamos por la iglesia de los templarios y  por el Monasterio del Parral, para llegar al barrio de San Lorenzo por la alameda del río.

       Al llegar a San Lorenzo, como el día no estaba muy seguro, decidimos de mutuo acuerdo meternos a comer en alguno de los mesones allí existentes, aprovechando la ocasión de que no había apenas turistas en la zona por el mal tiempo. Así lo hicimos, ante la sorpresa o admiración del camarero que nos atendió, quién seguramente no sabría cómo clasificar a este curioso grupo formado por un solo hombre y doce mujeres.

       Nunca supimos qué había ocurrido con el resto de los amigos y compañeros de salidas varones, ni porqué en esta ocasión habían faltado todos. Las animosas excursionistas fueron: Úrsula Schelter, Bárbara Schön, Sara Martínez, Elke Bohm, Margarita Álvarez, Carmen Belínchón, Rosaluz Hermosilla, Conchita Lendines, Ilse, Anette, Prisca Toledo y Marisol, mi mujer. Valga esta breve reseña como homenaje a tan decididas excursionistas.

                      D.P. Nov 1995