El puerto de Navafría

POR LOS PASOS Y COLLADOS DE LA SIERRA DE GUADARRAMA

El puerto de Navafría (1.774 m)

 (a) Subida por el camino viejo del puerto.- (b) Bajada por la “horizontal” y la pista de la loma de la Gutierra.

 FICHA TÉCNICA.-Longitud: a) 6,5 kilómetros; b) 12,5 kilómetros; Tiempo estimado: a) 2 horas; b) 3 horas y media; Desniveles a salvar: 663 m. en ambos casos; Dificultad: Ninguna. La primera opción es apropiada para un largo paseo cuesta arriba; la segunda opción. tiene mayor inclinacióny resulta más complicada de hacer en invierno o con tiempo lluvioso; Tipo de camino: a) Camino algo borroso en algún tramo invadido por la vegetación; b) Pistas forestales; Época más apropiada: Primavera, otoño y principio del invierno, antes de que el terreno esté cubierto por la nieve; Agua potable: En la “horizontal” hay una fuente (de las Víboras) como a 1 kilómetro del puerto, aunque no siempre corre; en la subida por el camino viejo hay una fuente (fuente Alta) a la altura del km 6,5, no muy lejos del nuestro itinerario; otra fuente en el aparcamiento junto a la carretera de subida al puerto, a la altura del km. 11; Vegetación: Casi exclusivamente pinar. En la primera parte del recorrido aparecen robles de pequeño porte en torno al camino, que llega a ser bastante soleado; Cartografía: Hoja 484 del I.G.N., escala 1:50.000, o la 37-37, escala 1:25.000 del Servicio Cartográfico del Ejército.

 DESCRIPCIÓN.a) Subida por el camino viejo del puerto: Comenzamos a subir por la carretera del puerto de Navafría. Hay casas a la derecha y por la izquierda corre el arroyo de la Fuensanta. Pasamos de largo el antiguo lavadero público. Al llegar a la primera curva de la carretera, a unos 330 metros del inicio, cruzamos el asfalto y comenzamos a subir por una calleja herbosa entre vallas de piedra. Avanzamos hacia el N.O. a lo largo de esta calleja por un senderillo muy agradable. Al final salimos a una zona despejada, acotada a nuestra derecha por una cerca de alambre. Abajo y a nuestra izquierda vemos la abundante vegetación y arbolado que señala la ribera del arroyo Seguimos por un carril de tierra que va bordeando la cerca y remonta una breve cuesta, hasta salir a otra calle junto a unos chalets.

Bajamos por esta calle un corto trecho hacia la izquierda. Cruzamos un puente sobre el arroyo y giramos inmediatamente a la derecha, comenzando a subir por la orilla del arroyo. Nuestro camino gana altura y se separa del cauce del arroyo. Más adelante queda casi horizontal y llega junto a la ermita de la Fuensanta, que queda al otro lado del arroyo a pocos metros de distancia (hay un puente para cruzar el arroyo; 30 min. desde el inicio). Sin entrar a la zona de la ermita, continuamos subiendo por un camino más marcado, manteniendo a la izquierda una valla de piedra que delimita un extenso prado. Enseguida llegamos a un cercado de alambre de espino, en el que hay un portillo franqueable, que pasaremos. Al otro lado dejamos a la izquierda otra calleja descendente entre prados y seguimos subiendo por un camino al principio poco visible, pero que muy pronto se ve más claro y penetra entre los robles, quedando casi horizontal.

Poco a poco se va elevando el talud de la izquierda del camino y más adelante vemos a este lado una especie de vaguada o arrastradero, por el que tenemos que subir, abandonando el camino horizontal. Remontamos unos metros del talud y encontramos la traza del antiguo camino, que sube a media ladera entre abundante vegetación (1 hora). El siguiente tramo del camino, entre robles y grandes matorrales, queda muy encajado en el terreno. Remontamos un repecho final junto a otra valla de piedra y desembocamos en la carretera del puerto más o menos a la altura del km. 4,5.

Cruzamos la carretera y entramos al otro lado por un camino muy evidente que se inicia enfrente (1 h. 20 min.). El camino va hacia la derecha, pero lo abandonaremos enseguida, para subir en diagonal a la izquierda por una zona empradizada, dirigiéndonos hacia un gran roble separado de los demás, que se ve poco más arriba. Desde aquí, cruzamos la ladera herbosa en horizontal, para encontrar, unos metros más allá, la traza del camino, señalizado con pequeños hitos de piedras, que gana altura entre los robles. El camino es bastante evidente y sube con pendiente constante entre el robledo, con lo que resulta bastante sombreado.

La traza del camino no ofrece problema alguno para seguirlo, hasta llegar a salir de nuevo a la carretera asfaltada, a la altura del km. 6,5, junto a un pino en el que hay un letrero de ZONA DE CAZA CONTROLADA (1 h. 30 min). Subimos unos metros por la carretera, en la que hay una barrera canadiense algo deteriorada que tenemos que cruza. Pocos metros después de pasar esta barrera remontamos el pequeño talud de la izquierda y alcanzamos una ancha pista de tierra, muy herbosa, por la que vamos a seguir subiendo, ahora entre pinar. Como doscientos metros más adelante, la pista gira en ángulo recto a la izquierda y enseguida llega a una bifurcación. El ramal de la derecha, que se ve mucho más claro, va a salir de nuevo a la cercana carretera, y no nos interesa.

Tenemos que seguir de frente, por la antigua plataforma del camino, totalmente en desuso, bastante borrosa y en la que han crecido los pinos, pero que no resulta difícil de identificar si se pone algo de atención. Hay varios giros a la derecha y a la izquierda, y algunos hitos de piedras señalizan el trazado, pero más arriba, cuando finaliza el tramo más empinado, se pierde casi totalmente el camino y es más difícil seguirlo entre el matorral disperso y las ramas muertas que cubren el suelo. La pendiente hacia el valle, a nuestra derecha, tiene bastante inclinación. En esta zona hay que seguir prácticamente en horizontal y a media ladera, para salir una vez más a la carretera, unos metros más arriba del km. 7 (2 horas). Puede servir de orientación un pino al borde de la carretera, junto al que desemboca nuestro itinerario, en cuyo tronco hay clavada una chapa de coto de caza, con los colores blanco y negro separados en diagonal.

Si hemos alcanzado la carretera más arriba, conviene descender unos metros por ella, hasta dar con la entrada de la pista por la que tenemos que seguir, casi enfrente del citado pino, protegida por una barrera. Cruzamos la carretera y entramos por la pista forestal. A los pocos metros, ésta gira a la izquierda y algo más allá a la derecha. Se alarga un tanto y llega a otra curva. Hacemos el primer recodo, pero en el segundo abandonamos la pista para seguir por un camino en suave pendiente, que se inicia en el exterior de esta segunda curva. Este camino llega a un ancho cortafuegos, donde parece perderse la continuación. Pasar al otro lado del cortafuegos, remontar unos 50 metros por el mismo, seguir unas rodadas y enseguida encontraremos otro camino casi horizontal, hacia la izquierda, por el que tenemos que continuar.

Al llegar junto a un pequeño refugio en ruinas, el camino se bifurca en dos. Hay que seguir por el ramal de la derecha, que pasa por detrás del refugio y con más pendiente se dirige al puerto, ya muy cercano. Se observan restos del murete de contención por el lado del valle. Finalmente desembocamos en el mismo puerto de Navafría, justo donde comienza la pista horizontal que va hasta Somosierra (2 h. y media a 3 horas desde el inicio).

b) Bajada por la “horizontal” y la loma de la Gutierra: Desde el puerto de Navafría, 1.774 m. de altura, tomamos la pista que sale hacia la derecha, entre el pinar. Al inicio de esta pista una barrera impide el paso de los coches. Avanzamos prácticamente en horizontal, algo más abajo de la divisoria de aguas, por la ladera madrileña, con estupendas vistas panorámicas. El camino es amplio y llano y cuesta poco trabajo recorrer los casi cuatro kilómetros que nos separan de la primera bifurcación hacia la derecha, que tomaremos para volver al pueblo. Como a un kilómetro del puerto dejamos a la izquierda de la pista la fuente de las Víboras, que no siempre corre. Hacia los dos kilómetros y medio un ramal, que no hay que tomar, se separa por la izquierda, ganando altura por la ladera. Seguimos por la pista horizontal, que gira a la izquierda y se prolonga hacia el Este.

Cuando ya llevamos casi 4 kms. por esta pista (1 hora desde el inicio), hay una curva a la izquierda donde se inicia otra pista hacia la derecha, por la que vamos a seguir, abandonando la horizontal que sigue hacia Somosierra. Esta nueva pista hace una redondeada curva a la derecha y comienza a bajar con buena pendiente, volviendo hacia atrás respecto a la horizontal por la que hemos venido. Pasamos una ancha vaguada y alcanzamos el pie de la loma de la Gutierra. Aquí, la pista gira a la izquierda y baja directamente. Poco más abajo, la pista gira en redondo a la derecha, pero en este punto aparece otro ramal que va hacia la izquierda, por la linde del pinar (1 h. 20 min).

Continuamos por este ramal, que sube levemente, pasa una vieja barrera metálica, queda horizontal, al borde del pinar y enseguida comienza a bajar, dejando el pinar a la izquierda. Hay una primera curva muy cerrada a la derecha, formando parte de un amplio zigzag. Poco más abajo nuevo giro cerrado a la izquierda. Avanzamos unos metros y, tras otra curva a la derecha, desembocamos tangencialmente en otra pista más baja, que viene por la izquierda (2 horas). Seguimos bajando hacia la derecha por esta pista, menos pendiente que la anterior, y volvemos a hacer otra larga zeta perdiendo altura. Comienzan los robles a ambos lados del camino. A la izquierda, más abajo, queda la vaguada del arroyo del Carretero. La pista se prolonga hacia el Sur, en dirección al pueblo, que vemos muy abajo, en la orilla del embalse de Pinilla. Sin problema alguno seguimos bajando por la pista, hasta salir a la carretera asfaltada del puerto, a poco más de 1 km. del pueblo, desembocando en la parte exterior de una cerrada curva.

Seguimos bajando por la carretera. Ya muy cerca de las primeras casas, es posible dejar la carretera por la izquierda, y bajar por un senderillo a la parte trasera de las casas. Por este camino llegaremos a la iglesia parroquial y al centro del pueblo (1.114 m.). Si no damos con este “atajo”, basta seguir por la carretera hasta llegar al punto donde comienza, en la general del Valle del Lozoya, dando por terminada nuestra excursión (2 h. 30 min. a 3 horas de andar desde el inicio).

ANEXO.- También en el Libro de la Montería, Libro IIIº, cap. X, se describen varias partidas de caza en esta zona. Las monterías correspondientes al Valle de Lozoya, VL-10 y VL-11, tienen en común el camino antiguo de Lozoya al puerto de Cega (el puerto de Navafría). Incluimos en este anexo la número 11, Val de Infierno et los Canales, que tenía lugar entre Lozoya y el portachuelo de Navarredonda.

                                                     Del puerto de Cega al Portachuelo de Navarredonda

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s