los puertos de las Calderuelas y del Malagosto

POR LOS PASOS Y COLLADOS DE LA SIERRA DE GUADARRAMA

Los puertos de las Calderuelas (1.965 m) y del Malagosto(1.925 m) 

De  Rascafría al puerto de las Calderuelas y al del Malagosto

    El puerto del Malagosto, también llamado en el curso de los tiempos  de Mal Agosto, de Malangosto y de Maragosto, fue muy frecuentado durante la Edad Media para cruzar la sierra desde el valle del Lozoya a las tierras segovianas. Ya en el siglo XIV el Arcipreste de Hita cita este paso en su Libro de Buen Amor. El antiguo camino subía desde Oteruelo por la loma de Peñas Crecientes, pero en la actualidad esta loma se encuentra cubierta de matorral y el camino se ha perdido en grandes tramos, o resulta algo difícil de encontrar. Por la vertiente segoviana, sin embargo, hay una serie de pistas forestales que llegan al mismo puerto, y que permiten su acceso desde Torrecaballeros, desde Sotos Albos, desde Collado Hermoso, e incluso desde la Granja de San Ildefonso.

    En nuestro caso, la subida que se describe aprovecha una pista forestal que se inicia en Rascafría y llega hasta la zona conocida por el Raso de la Cierva. Allí mismo comienza otra pista y un camino, que nos permitirán alcanzar la divisoria de la sierra por el puerto de las Calderuelas, muy próximo al del Malagosto.

 FICHA TÉCNICA.- Longitud, 20 kilómetros, aprox; tiempo estimado: 7 horas ; desniveles acumulados, 900 m. de subida y otros tantos de bajada; tipo de itinerario, de ida y vuelta con ligeras variantes; dificultad, únicamente el desnivel a salvar. En invierno, las zonas altas pueden tener alguna dificultad cuando la nieve cubre los caminos; tipo de camino, istas forestales y caminos en buen estado; época más apropiada, primavera y verano; agua potable, no hay fuentes en el camino; vegetación, robles hasta el Raso de la Cierva, pinar de repoblación más arriba durante un corto trecho, pastizales de montaña en la zona superior; cartografía: Hojas  483 (Segovia) y 484 (Buitrago), escala 1:50.000 del I.G.N, o sus equivalentes del SCE números  18-19  y 19-19 a la misma escala. Hojas 36-37 (La Atalaya) y 36-38 (San Ildefonso o La Granja), a escala 1:25.000 del SCE.

 DESCRIPCIÓN del ITINERARIO.- Iniciamos esta excursión en Rascafría (1150 m), atravesando el pueblo hacia el N.O., hasta llegar al campo de fútbol de la Matilla (10 min. desde la plaza de España). Junto a este campo comienza una larga pista forestal de tierra, que en grandes lazadas trepa por la ladera cubierta de robles y llega al Raso de la Cierva, para continuar hacia los Horcajuelos, y finalizar en la pista del arroyo de la Umbría. En esta ocasión la seguiremos solamente hasta la zona del Raso de la Cierva, donde nos desviaremos para continuar subiendo hacia el puerto de las Calderuelas. Junto al campo de fútbol tomaremos esta pista, que, poco más allá, gira a la derecha pasando junto a unos depósitos de agua delimitados por una cerca de alambre.

      Continuamos por la pista, por terreno despejado,  hasta  llegar a otra curva más cerrada, ahora a la izquierda (18 min). Pasada esta curva, vamos a seguir por un atajo que comienza a la derecha de la misma poco después de la curva. En los primeros metros este atajo está poco claro, pero enseguida se distingue mejor, metiéndose entre los robles. Se trata de un viejo camino en desuso, cuya plataforma, perfectamente visible,  gana altura entre el robledo,  resultando más atractivo que subir por la monótona pista. El camino va tomando más pendiente poco a poco y más arriba llega a una zona despejada, desde donde hay una buena vista sobre Rascafría (40 min). Seguiremos subiendo por el camino, que gira levemente a la izquierda y sigue por el borde del robledo. Pronto se atenúa la pendiente y el sendero se dirige a un claro empradizado, inclinado y lleno de tollas, que alcanzamos enseguida.

      Rodeamos este empradizado por abajo, para evitar el barrizal. El sendero se pierde más allá, pero continuamos ganando altura por la ladera, entre los jóvenes robles, con tendencia hacia la izquierda. Poco más arriba se clarea el cielo entre los robles y subiendo poco más, alcanzamos de nuevo la pista forestal de tierra cerca de la cuarta curva (55 min.). Hasta aquí habremos atajado más de un kilómetro respecto a la pista. Seguimos ahora por la pista durante un largo trecho, subiendo suavemente hacia la derecha. Enseguida llegamos a la cuarta curva, redondeada y hacia la izquierda (1 hora). Por la izquierda de la pista un cercado de alambre de espino cierra un buen trozo de terreno. Seguimos ganando altura por la pista, pasando de largo un ramal que sale hacia la derecha. En pocos minutos más llegamos a la siguiente curva, la quinta,  también bastante cerrada y hacia la derecha.

      Continuamos por la pista, que se hace algo pesada. Pronto se aclara el arbolado y la ladera de la izquierda aparece cubierta de espeso matorral. Alcanzamos ya la última curva antes del Raso de la Cierva, desde cuya parte exterior, despejada, se tienen estupendas panorámicas(1h. 25 min.). Pasada esta curva, la pendiente se atenúa bastante y vemos, poco más arriba, el comienzo del pinar, que ocupa la parte alta de la ladera. En pocos metros más llegamos a una barrera canadiense junto a una barrera normal que impide el paso de los coches (1 h. 30 min). Pasamos esta barrera y seguimos avanzando por la pista. Pocos metros mas adelante vemos una corraliza de palos de madera a la izquierda (1595 m; 5 kms). La pista inicia una curva a la derecha y por la parte interior de la curva misma comienza otra pista a la derecha, por la que vamos a seguir. A los pocos metros de su inicio hay otra barrera, generalmente abierta. Nada más pasar esta barrera, abandonamos la pista por la izquierda y seguimos por un camino de piso suelto y pedregoso, que inicialmente va casi paralelo a la pista, más agradable y más corto que la pista, que sube entre el pinar con cierta pendiente,.

       Pronto perdemos de vista la pista forestal, la pendiente se atenúa, y ganamos altura directamente hacia el Norte a media ladera, rodeando un altillo por la derecha. Más arriba se despeja el arbolado y el camino hace una redondeada curva a la izquierda, quedando durante un breve trecho casi horizontal. Estamos en el collado Vihuelas (2h.15 min). El sendero gira de nuevo hacia el Norte por una zona algo confusa, y comienza a subir de nuevo con más  pendiente. Llegamos a otra pista ancha, que atraviesa la ladera casi horizontalmente (2h.25 min), por la que vamos a seguir hacia la izquierda, haciendo una redondeada curva hacia el N.O. A la izquierda se va ahondando la vaguada del arroyo de las Calderuelas y al otro lado de la misma se levanta la ladera del pico de la Felecha o Flecha. Se divisa ya la escotadura del puerto de las Calderuelas hacia el Norte.

      Los pinos a ambos lados de la pista disminuyen de tamaño, hasta llegar casi a desaparecer. En una curva a la izquierda pasamos la vaguada y el arroyo de las Calderuelas. Poco más adelante, en la siguiente curva a la izquierda, abandonamos la pista por la derecha, para subir directamente hacia el puerto por un sendero que va por una vaguada casi siempre seca. Remontamos un altillo y el sendero queda prácticamente horizontal, atravesando una zona de matorral bajo. Poco más adelante descendemos ligeramente hacia las praderas que hay en la vaguada de la derecha y alcanzamos el nacimiento del arroyo de las Calderuelas, cuyas aguas son de dudosa potabilidad por la abundancia de ganado suelto.

      Pasamos a la derecha de la vaguada (izq. hidrográfica) y por un senderillo bien visible alcanzamos en pocos minutos más el puerto de las Calderuelas de 1.965 m. de altura (3 horas de andar desde el inicio; 8 kms). Al llegar al puerto tropezamos con una cerca de alambre de espino, en la que hay un portillo franqueable, por el que pasamos. Pasada la cerca, giramos a la derecha y seguimos avanzando por la pista, que gana algo de altura en diagonal a la derecha. Al llegar a la divisoria (2011 m; 9,6 kms), continúa por arriba, descendiendo primero suavemente y al final con algo más de pendiente, hasta alcanzar el puerto de Malagosto, unos metros más bajo que el de las Calderuelas (3 horas y media; 1928 m; 11 kms). A nuestra derecha, una cerca de alambre de espino llega hasta el mismo puerto de Malagosto, y pasado el mismo, pasa a ser de piedra seca. Hasta el mismo puerto llega por la vertiente segoviana una pista de tierra. Pasando el puerto hacia el Norte, y remontando unos metros de cuesta por el cortafuegos que vemos a continuación, podemos alcanzar una modesta cruz de hierro erigida en homenaje a Juan Ruiz, Arcipreste de Hita (5 minutos desde el puerto).

      La vuelta puede hacerse por el mismo itinerario de subida en algo menos de tiempo, pero con objeto de no hacerlo tan repetitivo, proponemos un itinerario de vuelta con algunas variantes respecto al de subida, que hará más entretenida la excursión.

Variante de vuelta.Desde el puerto de Malagosto volvemos hacia el Sur, siguiendo las rodadas que van por la divisoria, y comenzamos a subir a una morra. A la izquierda, el cercado de alambre de espino señala el límite provincial. Remontamos un pequeño repecho y continuamos un corto tramo por encima de la loma, casi llana, hasta llegar a una bifurcación de pistas. Continuando por cualquiera de ellos, que vuelven a unirse poco más arriba, llegamos a un portillo en la cerca de alambre (10 min). Pasamos este portillo y seguimos por el camino, que gana altura lentamente, hasta llegar a otra bifurcación. El ramal en mejor estado es por el que hemos venido desde las Calderuelas, pero ahora vamos a seguir de frente, por el ramal de la izquierda, más estrecho y con aspecto de poco utilizado, sin problema alguno.

      Dejando un altillo de 2.013 m. pocos metros a nuestra izquierda (15 min), comenzamos a bajar por este carril, llegando enseguida a otro portillo que corta el camino. Tras cruzarlo, continuamos bajando por este camino por una ladera bastante despejada. A la derecha se va profundizando la vaguada por la que hicimos la subida, que nos separa del cordal principal, donde destaca la cumbre de la Felecha, de más de dos mil metros de altura. La pendiente se atenúa y llegamos a un collado poco marcado, más bien una especie de llanito en la estribación por la que estamos descendiendo, donde comienza la repoblación de pinos (1.871 m.; 40 min desde el puerto). Otra nueva bajada y otro tramos más llanito en el que vemos, pocos metros a la izquierda, unos grandes bloques rocosos cuyo color blanquecino llama la atención (un afloramiento de cuarzo blanco). Seguimos por este camino, que enseguida toma de más inclinación y cuyo piso está ahora bastante suelto. Dejamos a la derecha el inicio de otra pista y bajando directamente por una pendiente con buena inclinación,  hasta desembocar en la pista ancha que atraviesa la ladera  (1.800 m.; 3,5 kms.; 45 min).

      Al otro lado de la pista vemos el camino por el que hicimos la subida, que podríamos tomar ahora para continuar la bajada. Pero, con objeto de seguir haciendo alguna variante, seguimos hacia la izquierda por la pista, que gira al N.E. y se dirige hacia la base del puerto de Malagosto. En unos minutos más llegamos a una bifurcación descendente a la derecha y hacia atrás, por la que tenemos que continuar (1 hora). Este ramal  toma dirección Sur y se prolonga unos dos kilómetros en suave descenso, antes de desembocar en la del Raso de la Cierva. Más o menos a la mitad de este tramo, otra pista ancha, pero con aspecto de menos transitada, se une a la nuestra tangencialmente por la izquierda.

      Finalmente salimos a la pista del Raso de la Cierva, casi enfrente de la corraliza de troncos (6,8 kms.; 1h.40 min), de nuevo en terreno conocido durante la subida. Seguimos por la pista del Raso de la Cierva hacia la izquierda, pasamos la barrera para coches y la puerta canadiense en el suelo y seguimos bajando por la pista, que enseguida gira a la derecha. Esta pista hace grandes lazadas y sus 6 kilómetros largos de bajada se hacen un tanto pesados. Podemos intentar atajar alguna de ellas, como ya hicimos a la subida, pero en esta ocasión vamos a seguir la pista, haciendo todas sus curvas, para completar mejor el conocimiento del terreno.

     El descenso es bastante monótono, hasta alcanzar los depósitos de agua y, poco más adelante, el campo de fútbol de Rascafría (3 horas de bajada). Desde el final de la pista salimos a una primera calle, que atravesamos, para seguir de frente. Llegamos a otra calle transversal, vamos por ella unos metros a la izquierda, giramos enseguida a la derecha y continuamos por otra calle sin salida. Al final de esta calle, tomamos hacia la izquierda una veredita estrecha, que se prolonga entre las casas y una valla de piedra, hasta desembocar en otra calle, que parece dirigirse hacia la iglesia, pocos metros a la izquierda. Continuamos por esta calle hacia la derecha y tomando la primera a la izquierda, saldremos directamente a la parte alta de la plaza del Ayuntamiento de Rascafría (7 horas de andar en total; 9,6 kms de subida y 13 de bajada; total con variantes unos 23 kms).

                                                                                                                                        Abril 2003

ANEXO.- Como complemento se incluye el texto de la montería que tenía lugar en el entorno de los puertos del Reventón y de las Calderuelasapartado de Val de Lozoya,  del LIBRO DE LA MONTERÍA DE ALFONXO XI.

Se incluyen también los textos de Argote de Molina (1582) Gutiérrez de la Vega (1877) e Isabel Montoya (1992) utilizados en mi personal análisis,  con comentarios, dibujos y croquis del tema.

                                                    Libro III Cap X – Las Queseras et el Pinarejo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s