El Libro de la Montería de Alfonso XI

Sobre las cacerías por la sierra de Guadarrama descritas en

EL LIBRO DE LA MONTERÍA 

DEL REY D. ALFONSO XI

 

“Et es çierto que de las caças non ay ninguna que mas sea semejante a la guerra que esta por estas rrazones. La guerra quiere costa, et que non se duela de dar el que anda enella; et andar bien encaualgado, et traer buen arma et ser acuçioso, et non dormir mucho et sofrir el comer et el beuer et madrugar et aun transnochar et auer mala cama a las vezes et sofrir alas vezes frio et alas vezes calentura et aun encobrir el miedo, quando acaesçiere. Otrosi quiere porfia para acabar lo que escomençare. Ca çierto mayor plazer toma omne en lo que el faze por si,  que non veer lo fazer a otros.”

Domingo Pliego Vega
©  Domingo Pliego Vega
         Madrid, abril 2011

BAJO NUESTRO PUNTO DE VISTA

El Libro de la Montería, que mandó hacer Don Alfonso XI, rey de Castilla y León, fue escrito hacia mitad del siglo XIV como un tratado de caza mayor y no de geografía, pero los monteros de aquel tiempo conocían muy bien el territorio del Rey castellano y así, en el Libro Tercero, en el que se describen las zonas de caza y la organización de las monterías, se recogen cientos de nombres de lugar, de gran interés para cualquier estudio comparativo entre la toponimia antigua y la actual.

Algunos de aquellos nombres han desaparecido y otros se han mantenido más o menos modificados, aunque reconocibles, pero aún quedan bastantes prácticamente inalterados, constituyendo el Libro de la Montería posiblemente uno de los documentos más antiguos, si no el que más, escrito en castellano en el que aparecen dichos topónimos.

Bajo nuestro punto de vista, como excursionistas aficionados a recorrer las montañas próximas a Madrid desde hace muchos años (la sierra de Guadarrama, la sierra Pobre, la de Ayllón, la de Malagón, Gredos), el Libro de la Montería resulta especialmente interesante, al recoger un documento tan antiguo numerosísimos nombres de lugar de estas sierras, y al observar que hace ya tantos años había gente que conocía estas montañas sin duda alguna muchísimo mejor de lo que serían conocidas en los siglos inmediatamente posteriores y en las condiciones mucho más duras y peligrosas propias de aquellos tiempos.

Habría que esperar hasta el siglo XIX para que las incursiones por la sierra tuvieran como finalidad concreta el conocimiento científico del territorio (geógrafos, geólogos, entomólogos, botánicos, etc) y aún más tarde, finales  del XX y principios del XX, para la aparición de los deportes relacionados la montaña, excursionismo, montañismo, esquí y escalada. Aún después aparecería como finalidad la de la ocupación del ocio en el medio natural.

En este trabajo hemos tratado de identificar de la manera más concreta posible las zonas en las que tenían lugar las batidas de caza en las montañas situadas entre Madrid y Segovia, básicamente la Sierra de Guadarrama, reconstruyendo, hasta donde nos ha sido posible, los recorridos de los ojeadores (las vocerías) y la situación de los cazadores (las armadas), comparando al mismo tiempo la toponimia actual con la que aparece en los correspondientes capítulos del Libro de la Montería.

La localización de muchas de aquellas monterías puede hacerse con facilidad, por haberse mantenido un buen número de los nombres de lugar sin apenas variaciones. En otros casos la correspondencia de los topónimos puede deducirse de la situación general y la secuencia lógica que siguen las descripciones del LM, pero aún quedan muchos topónimos sin localizar, por haber desaparecido totalmente, o haber sufrido notables modificaciones en épocas posteriores.

Bajo nuestro punto de vista de excursionistas, la lectura atenta de los capítulos que nos interesan nos sorprende siempre, al constatar lo tan a fondo que conocían este terreno montañoso aquellos lejanos señores, monteros, perreros y voceadores, y lo esforzado de sus jornadas, consideradas como normales las que cubrían hasta 40 kms a pie ó 55 kms a caballo. Al mismo tiempo, aquellas descripciones nos aportan ideas sobre posibles itinerarios de excursión, que, de realizarse, nos llevarían a profundizar más en el conocimiento del terreno, de la topografía y de la historia de estas sierras.

El Libro de la Montería está estructurado en tres partes o libros, subdivididos a su vez en capítulos. El Libro Primero, dividido en XLII capítulos, trata de la organización de las batidas, de los rastros y de las actividades de los monteros y cazadores. El Libro Segundo, con XLVI capítulos, trata del adiestramiento y cuidados de los canes. En el Libro Tercero, dividido en XXX capítulos, se describen los terrenos en los que tenían lugar las partidas de caza.

Los capítulos de este Libro Tercero que se relacionan más abajo, incluyen, entre muchas otras, las monterías que tenían lugar en las montañas de nuestro entorno, recogiendo las descripciones numerosos nombres de lugar correspondientes a las sierras de Malagón, de Guadarrama y de Ayllón, precisamente las zonas que nos interesan a efectos de muestro análisis:

Guadarrama

Capº Xº    De los montes de tierra de Segovia, et de Mazanares, et de Val de Lozoya.

Capº XIº   De los montes de tierra de Buytrago.                    

Ayllón

Capº XIIº  De los montes de tierra de Ayllon, et de Sepúlvega, et de     Riaza, et de término de Pedraza.

Estudiando en detalle los capítulos del LM arriba citados, hemos tratado de averiguar cómo se organizaban y por dónde tenían lugar las monterías y, al mismo tiempo, tratar de encontrar la correspondencia entre los nombres de lugar que allí aparecen y los actuales. Con esta finalidad hemos utilizado los mapas topográficos del Instituto Geográfico Nacional (IGN) y los del Servicio Cartográfico del Ejército (SCE) a escalas 1:50000 y 1:25000, aprovechando nuestro conocimiento del terreno, adquirido a través de largos años de excursionismo por estas sierras, y nos hemos apoyando en la bibliografía que se relaciona en el apartado correspondiente.

Las descripciones de las cacerías del Libro de la Montería siguen, en líneas generales, una secuencia geográfica bastante lógica que, por interpolación entre los nombres conocidos, permite a menudo localizar topónimos desaparecidos o muy modificados en la actualidad, aunque en algunos casos, como hemos podido comprobar in situ, los nombres antiguos se conservan entre paisanos y pastores por tradición oral, y en otros han desaparecido totalmente en la cartografía actual.

Aunque la lectura del LM aporta sorprendentes hallazgos, también encontramos algunas omisiones llamativas. En el Libro, que no deja de ser un tratado de caza, apenas se cita otra fauna que no sean osos y puercos, los jabalíes, y en mucha menor medida ciervos, y pocas veces se describe directamente el paisaje o la vegetación que cubría los montes en aquellos tiempos.

Sin embargo, muchos de los nombres de lugar que aparecen en las descripciones hacen referencia a la vegetación o a la fauna de aquellas épocas. Así, por ejemplo, encontramos nombres de lugar que, indirectamente, se refieren a la vegetación de la zona, tales como el Aliseda, la Texeda, la Berzosa, el Castañar, el Acebedilla, los Estepares, el Haedo, la Figuera, el Pimpollar, pinar Sequillo, el pinar de Galve, la Saúca, la Nava del Sarzoso, Naval Quexigo, Robre Albo, arroyo de las Setas, la Tejediella,  Xaraldea, etc.

De forma similar bastantes nombres de lugar proporcionan referencias indirectas a la fauna de entonces, como el Colmenar, cabeza Osera, peña Falcón, peña Cuervo, cabeza del Águila, los Palomares, collado de las Cabras, collado del Cabrón,  Val de Osera, el Cañal de la Osa, etc.

Tampoco hemos visto que se mencionen de manera concreta las vías romanas que cruzaban la sierra, seguramente en uso desde muchos años antes, aunque si algunos de los caminos que comunicaban distintos lugares de población y cañadas de trashumancia de ganados. Posiblemente la referencia a las viejas cañadas de ganado son las que aparecen en el LM con le denominación de “la carrera”.

Resulta llamativo el drástico cambio sufrido por algunos topónimos, sustituidos por nombres más modernos, a veces totalmente distintos pero no menos evocadores, como en el caso de la Sierra del Dragón, después Peña Caballera, y ahora Siete Picos; o el de la Tiesa, la actual Peñalacabra sobre la Puebla de la Sierra, que se llamó la Puebla de la Mujer Muerta hasta no hace mucho; los Altarejos por la Pedriza, Porquerizas por Miraflores, etc.

Al dibujar los croquis de las monterías que tenían lugar en la Sierra sobre un mapa provincial de Madrid, llama también la atención el hecho de que no se describa ninguna montería en algunas zonas características, que se relacionan más abajo, no sabemos si porque no eran propicias para la caza, lo que no parece muy justificado, o si se trataba de zonas muy pobladas, de tránsito frecuente, que la caza evitaba frecuentar. Tampoco en este caso parece razón suficiente, dado que la densidad de población en la península durante la Edad Media era bastante baja, y aún menor en los aledaños de la sierra.

Las zonas de la Sierra de Guadarrama para las que no hemos encontrado descripción de monterías en el Libro son las siguientes:

    • El entorno de San Rafael
    • El entorno del Puerto del León, aunque si la zona que va desde el puerto de la Tablada hacia el norte, hasta el de la Fuenfría.
    • Los pinares de la Jarosa, donde hoy día se caza el jabalí.
    • Cabeza Líjar, Cueva Valiente, Cuelgamuros. Curiosamente la montería de Peguerinos toca la zona de Pinares Llanos, al pie de Peña Blanca.
    • El Escorial, Abantos, aunque si la Cabeza de la Ferrería, las actuales Machotas, que dominan el bosque de la Herrería.
    • Robledo de Chavela hacia el cerro San Benito.
    • El entorno de Santa María de la Alameda, aunque si Peguerinos.
    • Las Navas del Marqués

Tampoco hemos encontrado descripciones de monterías por dichas zonas en los capítulos del Libro de la Montería correspondientes a otras tierras próximas a la Sierra de Guadarrama, Ávila, Burgohondo, San Martín de Val de Iglesias.

EL LIBRO DE LA MONTERÍA

Manuscritos

Al parecer hay trece manuscritos con textos más o menos completos del Libro de la Montería. De estos trece manuscritos solamente tres conservan el texto completo y la carta a Alvar García, otros cinco el texto completo sin la carta, y los cinco restantes son incompletos. Los tres más completos son los siguientes:

1.- Libro de la Montería (E1)
Escrito hacia 1350.
359 folios en pergamino de 281×197 mm, escritos a dos columnas.
88 páginas en blanco; algunos folios mal colocados.
Comprende los Libros I, II y III más la carta a Alvar García.
Se encuentra en la  Biblioteca de El Escorial con la signatura Y-II-19.
2.- Libro de la Montería (Pal)
Escrito a principios del s. XV, parece tratarse de una copia escrita para el Rey D. Pedro I de Castilla.
187 folios de vitela de 320×236 mm. a una columna.
Comprende los Libros I, II y III más la carta a Alvar García.
Se encuentra en  la Biblioteca del Palacio Real con la signatura II.g.3/2105.
Estuvo anteriormente en la Cartuja de Sevilla.
3.- Libro de la Montería (HSA)
Escrito en la primera mitad del s. XVI.
195 folios en papel de 305×210 mm. Columna simple.
Comprende los Libros I, II y III más la carta a Alvar García censurada por el Inquisidor Realiego.
Nueva York: Hispanic Society of America con la signatura B-1274.

 

Los cinco manuscritos que contienen los Libros I, II y III, pero sin la carta a Alvar García, son los siguientes:

4.- Libro de la Montería (P3)
Siglo XV.
Libros I, II y III; 185 folios papel 285×208 mm. Una columna.
París: Bibliothéque Nationale, Espagnol 218; signatura ant. 7816.
5.- Libro de la Montería (P4)
Fin siglo XV.
Libros I, II y III; 258 folios papel 275×205 mm. Columna simple.
París: Bibliothéque Nationale, Espagnol 217; signatura ant. 7815.
6.- Libro de la Montería (B)
Siglo XV.
Libros I, II y III; 226 folios papel 341×246 mm. Dos columnas.
Bérgamo: Angelo Maj. “Cívica”.
7.- Libro de la Montería (Est)
     Siglo XV.
     Libros I, II y III; 134 folios papel 347×244 mm. Dos columnas.
     Módena: Esténse, Estero 44 (P.4.20).
8.- Libro de la Montería (V)
Siglo XVI.
Libros I, II y III; 168 folios papel 290×110 mm. Una columna.
Viena: Oesterreichische Nacional, 10962.
Finalmente, hay otros cinco manuscritos incompletos:
9.- Libro de la Montería (M)
Mitad siglo XIV.
Libros I y II; 58 folios de pergamino a dos columnas.
Biblioteca de D. Bartolomé March, 19/8/5.
10.- Libro de la Montería (E2)
  2ª mitad siglo XIV.
  Libros I y II y carta a Alvar García; 54 folios de papel.
  Biblioteca de El Escorial, signatura Y-II-16.
11.- Libro de la Montería (N)
  Hacia finales del siglo XIV.
  Fragmentos del Libro III; 13 folios de pergamino.
  Biblioteca Nacional, signatura 21536.
12.- Libro de la Montería (P1)
  Principios del siglo XV.
  Libros I y II; 90 folios de papel.
  París: Bibliothéque Nationale, Espagnol 216; signatura ant. 7814 y 1257.
13.- Libro de la Montería (P2)
  Principios del siglo XV.
  Libros I y II; 68 folios de vitela.
  París: Bibliothéque Nationale, Espagnol 286; sign. ant. Regius 10222.

Ediciones impresas

1. Edición Príncipe

De Argote de Molina, editado en 1582, en la imprenta sevillana de Andrea Pescione.

Se desconocen sus fuentes concretas. Tiene irregularidades y deficiencias editoriales.

Hay un ejemplar de esta primera edición en la Biblioteca Colombina de Sevilla.

2. Trabajos de Cerdá y de Palomares

En 1786 D. Francisco de Cerdá y Rico y D. Eugenio Llaguno y Amirola recibieron el encargo del Conde de Floridablanca para preparar una edición del texto del Libro de la Montería. Hicieron dicha preparación utilizando como fuentes el manuscrito de la Cartuja de Sevilla, los dos de El Escorial y un ejemplar del de Argote de Molina, pero no se llegó a editar.

Ocho añs después, en 1794, por encargo de Godoy, se hizo cargo del proyecto D. Francisco Javier de Santiago y Palomares, que utilizaría el manuscrito de la Cartuja de Sevilla,  un ejemplar de Argote de Molina y, algo más tarde, también los dos de El Escorial.

Para el trabajo final utilizó como base indistintamente el manuscrito de la Cartuja y la obra de Argote de Molina, cayendo en el error de no indicar cuando utilizaba uno u otro texto.

Actualmente en la Biblioteca del Palacio Real con la signatura Ms.1607.

3. Edición de José Gutiérrez de la Vega

Publicado en 1877 en dos volúmenes, formando parte de la Biblioteca Venatoria de Gutiérrez de la Vega.

Como en los anteriores, el autor no dice que manuscritos se tomaron como base para el trabajo, aunque hay numerosas referencias al Y-II-19 y parece haber utilizado también el manuscrito de Palomares.

Obra reeditada en 1976 por J. E. Casariego y en 1983 por Guillermo Blázquez (750 ejemplares).

4. Tesis doctoral de Paul Seniff

Presentado este trabajo como la tesis doctoral de D. P. Seniff en 1977 en la Universidad de Wisconsin, no se publicaría hasta 1983.

Tomando como base el manuscrito más antiguo del LM, el Y-II-19, pero utilizando otros manuscritos del LM, divide su trabajo en tres partes, una Introducción, el texto del Libro de la Montería y un Glosario.

5. Edición de Isabel Montoya Ramírez

Publicado en 1992 por la Universidad de Granada, Serie Philológica.

Utiliza como base el Y-II-19 (E1), el manuscrito más antiguo de los conocidos.

 

LA CAZA Y LOS MESES DEL AÑO EN EL L. DE LA M.

Dice el Libro de la Montería:

En Enero, Febrero y Marzo los osos están escondidos en las oseras y cuando salen andan mucho monte y son difíciles de cazar. Los puercos están flacos. La caza resulta poco rentable y estos meses se solían dedicar a convocar cortes o a preparar la guerra.

Abril, Mayo y Septiembre son buenos para correr el monte; buen tiempo para los venados; los osos están en celo, a veces en grupo.

En Junio y Julio no se puede correr el monte por el calor. Eran meses dedicados a guerrear con los moros y a “facer mal e daño esquilmando la tierra, quemando los panes y arrasando las viñas e las huertas”.

En Agosto y Septiembre los venados tienen mucha comida y están gordos. Son buenos meses para las monterías. Sept/Oct es el tiempo de la brama de los ciervos y la ronca de los gamos.

En Octubre, Noviembre y Diciembre los puercos y los osos tienen bastante comida y están gordos y pesados; resultando fáciles de cazar.

DE LOS TOQUES DE BOCINA

Los distintos toques de bocina, mediante los que se comunicaban los participantes en la batida de caza, a menudo alejados bastante distancia unos de otros, constituían una especie de lenguaje no articulado, con el que los participantes en la montería estaban al tanto de los distintos acontecimientos de la batida.

En general parece que se utilizaban también pitos, al objeto de no asustar a la caza antes de tiempo, cuando se estaba muy cerca de las piezas. Y en los días de viento, cuando los toques de bocina o de pito eran inaudibles, se ponían señales en una lanza en lo más alto del monte, para que se viesen. Si era día de gran viento, no se corría el monte.

También cuando se exploraba un monte alejado del punto base, desde el que no se podían oír los toques de bocina, utilizaban un código simple de señales de humo: 4 fumaradas indicaban rastro de oso grande; 3 fumaradas de oso común; 2 fumaradas, de puerco.

               Tañido de bocina                             Significado

  1. Curar de andar al monte         Para despertar a los cazadores y monteros.

  2. Preguntar                                  Preguntar si anda otra pieza por el monte.

  3. Tañer de rastro                         Cuando se encuentra un rastro ***

  4. Tañer de poner canes             Poner de 10 a 8 canes, por lo menos, si el rastro es de oso y de 6 a 4, por lo menos, si fuera de puerco.
  5. Tañer de corredura                 Cuando la pieza huye hacia adelante.
  6. Tañer de ladradura                  Cuando todos o la mayoría de los canes van ya tras la pieza levantada.
  7. Tañer de vista                           Cuando se da vista a la pieza.
  8. Tañer de traspuesta                Cuando la pieza corona el monte y se pasa al siguiente.
  9. Tañer de tornado es                Cuando la pieza se vuelve.
  10. Tañer de asopié                       Cuando la pieza tira hacia el llano.
  11. Tañer de ocisa                          Cuando se ha matado una pieza y se pregunta qué hay que hacer.
  12. Tañer de acogida                     Levantar el campo.
  13. Tañer de senzilla, quando non fallan venado    Salir del monte. No hay más piezas.

Más tarde se añadirían estos otros toques:

      A cebar canes           

      A junta

      Entrar

 

*** Tañer de rastro

         1 toque indicaba rastro de puercas.

         2 toques indicaban rastro de puerco comunal (ordinario o común).

         3 toques indicaban rastro de gran puerco.

         4 toques indicaban rastro de oso comunal (ordinario o común).

         5 toques indicaban rastro de oso grande.

 

LA ÉPOCA

En la Edad Media el dominio del territorio se repartía entre cuatro clases sociales: el Rey (realengos), los monasterios (abadías), los señores feudales (terrenos señoriales) y las behetrías (poblaciones más o menos libres).

España estaba dividida en cinco reinos, Castilla y León, Aragón, Navarra, Portugal y Granada, cuyos reyes mantenían luchas entre sí y dinásticas casi permanentes. El clero estaba habitualmente en lucha entre los monásticos y el clero secular, que acabaría venciendo. Las Órdenes Militares estuvieron guerreando en la zona fronteriza mientras duró la permanencia de los árabes en España.

Durante los siglos X al XII aparecen los monasterios cluniacenses, como sucesores de los benedictinos. Siguiendo la teoría de J. A. Valverde, se trata de monasterios-cotos, entre cuyas reglas estaba la de no comer carne salvo caso de enfermedad, instituciones de gran importancia para la conservación de la fauna en su tiempo. Los abades eran impuestos.

Del siglo XII en adelante aparecen los monasterios cistercienses, cuyos abades eran elegidos y no impuestos. Se relaja la prohibición de comer carne, aunque hay una vuelta al ascetismo.

A lo largo de los siglos XIII y XIV el invento de la ballesta, y posteriormente el de la pólvora, va diezmando las poblaciones de oso y jabalí. Comienza la crisis de los monasterios. En la cordillera central se establecen ya pocos monasterios, que, además, tienen corta vida.

La ballesta, arma mucho más potente que el arco, montada de antemano permitía cazar al acecho, sin que ningún movimiento delatase al cazador. Además, el arco de acero proporcionaba tal potencia de tiro, que sus dardos no solamente podían atravesar la espesa piel de osos y jabalíes, sino también las armaduras de los caballeros, hasta entonces invencibles.

Al final de la época monástica empiezan a aparecer las Universidades como continuación de los centros culturales que hasta entonces habían sido los monasterios. Es el comienzo del Renacimiento, con la ruptura entre la sociedad feudal y la moderna.

LAS PARTIDAS DE CAZA EN EL LIBRO DE LA MONTERÍA

En estas monterías había un centro estratégico desde el que se cazaban varios montes, a razón de uno o dos montes por día. En líneas generales, ninguno de los montes distaba más de 15 a 20 kilómetros del centro estratégico (3 a 4 leguas; 1 legua = 5,6 kms), de manera que entre la ida y la vuelta no se excediesen los 40 kms. para los que iban a pié o los 56 (unas 7 leguas) para los que iban a caballo. Desde dicho centro estratégico (Castillo, Monasterio, posada, Real) se avituallaba a la gente que participaba en la montería durante los días que durase ésta.

En las proximidades del monte a “correr” solía haber un lugar de concentración inicial y de recogida final de la jornada.

En las monterías de oso, la vocería iba por las cumbres o cimas de los montes, por donde el oso intentaría romper para escapar, de manera que los voceadores, o batidores, tenían que enfrentarse a las duras cuestas a primera hora de la mañana. En las de puerco, las vocerías se desarrollaban por zonas menos escabrosas, aunque a menudo se combinaban las batidas de oso y de puerco.

En terrenos más o menos llanos, la batida comprendía un radio de acción de unos 15 kilómetros, y en terreno abrupto de 5 a 10 kilómetros.

Los componentes de las vocerías iban armados con chuzos o lanzas y a veces con ballestas, además de llevar la bocina, avío para coser a los perros malheridos, elementos para hacer lumbre, e incluso un pito.

Las armadas, que podían referirse tanto a los lugares en que se situaban los cazadores como a las mismas gentes de armas, con lanzas y a veces también con escudos, solían disponerse por terrenos más “limpios”, que se pudieran correr a caballo.

Los sabuesos se empleaban para levantar y perseguir la caza, mientras que los alanos, perros de presa, estaban con las armadas al objeto de atacar y sujetar la presa allí conducida.

Quiénes tomaban parte en las monterías

Las monterías reales que se describen en el LM debían de implicar a un gran número de personas y animales. El Rey iba seguramente acompañado de numerosos nobles y señores, ynfantes, omes fijos dalgos, rricos omes, caballeros, ynfançones, escuderos, maestres de las hordenes (en el capº VII del Libro Primero se dice que iban a correr monte 50, 60 ó 100 monteros), los mismos que le acompañaban en sus lances de guerra, monteros de a pié y de a caballo, voceadores (batidores) y conocedores del terreno de los pueblos del entorno, perreros y canes, personal que se ocupaba del alojamiento (aposentadores), del acondicionamiento del lugar (el “camarero de paños”), criados, personal y animales de avituallamiento, personal de a pié y animales para el transporte de la impedimenta, todo un pequeño ejército, decenas e incluso cientos de personas en algunos casos.

Al tratarse de una corte itinerante, sin lugar fijo de residencia, cuando el Rey iba a guerrear, aprovechaba el tiempo de camino o de espera para llevar a cabo alguna montería.

Y cuando no estaba dedicado a la guerra, se organizaban las monterías desde algún lugar, castillo o ciudad importante, ocupando varios días con la caza. La caza mayor, las justas y los torneos, eran, en definitiva, un entrenamiento permanente para la guerra, como hace observar el propio Libro de la Montería y como también se recoge en diversos capítulos de la Gran Crónica de Alfonso XI, de D. Catalán.

Una lanza, un  caballero, no era solamente un hombre armado. Requería disponer de todo su armamento completo, al menos cinco caballos (uno de ellos castellano), un escudero y criados con sus caballos y equipo auxiliar necesarios.

EL REY DON ALFONSO XI, “el Justiciero(1312–1350)

Hijo de Fernando IV, el Emplazado, y de Dña. Constanza de Portugal, nació en Salamanca en 1312. Durante su minoría de edad tuvo tres tutores: don Joan Manuel, hijo del Infante don Manuel, su tío abuelo; don Joan “el Tuerto”, señor de Cameros, hijo del infante don Joan; y el Infante don Felipe, su tío, con los que se enfrentaría después de ser coronado rey.

En 1325, al cumplir los 14 años de edad, fue coronado Rey de Castilla. Desde 1333 a 1336 mantuvo continuas luchas con los moros y con la nobleza, a menudo levantisca, para meterlos en cintura.

Tuvo dos hijos con doña María de Portugal, Fernando, muerto antes de cumplir un año, y Pedro, que sería el futuro rey de Castilla con el nombre de Pedro I el Cruel. Tuvo también otros nueve hijos y una hija con doña Leonor de Guzmán, entre los que destacaría Enrique Alfonso, el primer Trastamara, que tras asesinar a su hermanastro Pedro I, llegaría a ser rey de Castilla con el nombre de Enrique II.

En 1350, con 38 años de edad, falleció debido a la peste negra durante el sitio de Gibraltar. Su sepulcro se encuentra en la colegiata de San Hipólito de Córdoba.

Don Juan Manuel, hijo del Infante don Manuel, gran aficionado a la cetrería, fue también un ilustre escritor de su época. Entre sus obras destacan el Conde Lucanor, el Libro del Caballero y del Escudero, el Libro de la Caza, el Libro de las armas, etc. Los nobles, muy poderosos, limitaban el nepotismo del Rey

“Nos, que valemos tanto como vos, y juntos mas que vos”

NOMBRES DE ALGUNOS MONTEROS CITADOS EN EL LM
Alfon Martinez
Alfon Fernandez
Alonso Martinez de la Vía
Alvar García
Benito Gomez
Diego Bravo
Fernant Martinez de Baena
García de Tovar
Garcia de Triona
Gotier Royz Alguacil
Gonzalo Yañez
Iñigo López de Mendoza
Johan Alfonso de Fuenteovejuna
Martín Gil
Martin Gomez
Martin Gonzalez
Martínez de Baena
Pascual Pérez de las Rozas
Pedro de Mendoza
Pero Carriello
Pero Martinez Doyarbe
Pero Pelaez
Pedro de Mendoza
Pero Carrillo
Pero Fernández
Sancho de Espinosa
Yeñego Lopez
NOMBRES DE ALGUNOS CANES QUE APARECEN EN EL LM
Abadin
Barbado
Barbada
Ermitaño
Ferreruelo
Fragoso
Frontero
Guerrero
Judia
Moral
Natural
Preciado
Vaquero
Viado

 

Los perros (los canes)

Alanos                 Perros de presa        De perseguir                 De renuevo
Sabuesos            De rastro                    Con las armadas          De trailla
Mastines              De levantar               Tomador                        Perneador
Podencos            De sujetar                  Maestro                          De vallestero

 

CITAS DE CAZA EN LA GRAN CRÓNICA DE ALFONSO XI (Diego Catalán)

Capº CXXVII

“E en aquel tiempo el rey pagava se mucho de caçar con aves, et avia vn halconero que dezien Sancho Martinez e era honbre de buen entendimiento, e por que don Joan hijo del Ynfante don Manuel era muy caçador; …”

Capº CLXI

“Passada la fiesta de Navidad el rrey partio de Cuellar para yr a Valladolid; e andando a la caça, el rrey paso cerca del castillo de Yscar, …”

Capº CLXIII

“Este rrey don Alonso de Castilla, como quier que en aquel tienpo estuviese sin guerra, siempre catava como se trabajase en el offiçio de caualleria faziendo torneos e poniendo tablas e justando, e quando esto no fazie algo, corrie monte; e por esto, e porque los caballeros no perdiesen de vsar armas e otrosi estuviesen aperçebidos para la guerra quando menester les fuese.”

Capº CXCVIII

         “ … e andando este rrey de Francia corriendo monte, cayo el caballo con el, e pusole el pie tanto en la estribera que non lo pudo sacar, e levantose el caballo e levolo rastrando vna gran parada; e murio aquel rrey por esto.”

Capº CCLI

“Ante que el rrey llegase a Ayllon para se ver con la rreyna su hermana, estando en vn lugar que dezien Nauares, tierra de Sepulueda, e corria monte, llegole ay ….”

Capº CCIX

“…el rrey partio de Seuilla e fue a San Lucar de Alpechin, e otro dia fue a Vallalua, lugar de Niebla, e dende fue a correr monte a vnos sotos muy grandes que dizen las Rroçinas. E estas jornadas tomaua en esta tierra porque los suyos que auien de yr con el pudiesen alcançallo.”

Capº CCLI

“E desque el rrey de Castilla ouo fecho los libramientos en Madrid a todos los suyos, fue a correr monte en la sierra de Segovia; et tovo la Navidad en vn lugar que dizen Rrobledo de Ochavela.”

Capº CCLXXI

“E partio dende, e fue a tierra de Trujillo para correr los montes que eran en estas comarcas.”

Capº CCCXXXIII

“ … el rrey de Portugal … partiose dende para su reyno de Portugal. E el rrey de Castilla, por lo honrrar, salio con el; e fueron en vno, e corrieron montes e tomaron mucho plazer fasta en Caçalla.”

 

TRATADO DE MONTERÍA DEL SIGLO XV (anónimo), publicado y anotado por el Duque de Almazán, Madrid MCMXXXVI

En la introducción hay una cita sobre la montería de leones:

“Año de 1456, se partió el Rey [Enrique IV] al África y con él Miguel Lucas [de Yranzu] y otros criados suios y llegando á Ceuta salió á correr monte de leones en tierras del Reyno de Fez”.

 

GLOSARIO BREVE (EN LAS DESCRIPCIONES DEL L. M.)

acorrer ……………………  ayudar, socorrer

acuçiar ……………………  darse prisa

allende, allen……………… al otro lado de, más allá de

aquende ………………….. a este lado de

atender …………………… esperar

cabe ………………………. junto a

cabo ……………………..    desde

cabo las …………………    por el límite de, al lado de

cada que ………………..    cada vez que

ca es ……………………..   que es

catar ……………………..    buscar, inspeccionar, explorar, probar, ver

catante …………………..    junto a, mirando hacia, de cara a

contra el …………………    de espaldas a

de rrenueuo ……………..   de reserva, de repuesto

dende ……………………..  desde allí

dende … fasta …………..   desde … hasta

deseñar ………………….  decir

deseñar, que deseñen …  señalar, hacer señas, que digan

deyuso …………………… desde abajo de

do se ayuntan …………… donde se unen o juntan

el cerro ayuso ……………  cerro abajo  

en derecho de …………..    hacia

en par de …………………  a la altura de, frente a

entre amas ………………   entre ambas

escatimar …………………  apreciar, evaluar, notar

et dende …………………    y desde allí

fata, fasta ………………… hasta

fasta asomante …………    hasta la altura de, hasta dar vista a

fasta diuso ………………    hasta debajo de

friuras ……………………    umbrías

guardar ……………………  mirar

la carrera …………………  el camino real; a veces una cañada

liña ……………………….   línea, fila

lo mas grave de hacer ….  lo más difícil de hacer

lo mas ligero de hacer …   lo más fácil de hacer

luenga ……………………   grande, ancha, larga, lejana

maguer que ………………. a pesar de, pese a

otrosi ………………………también

parar mientes ……………   atender, tener en cuenta

pasar por y ………………  pasar por allí

por çima de …………..….   por encima de                                                       

por çima del valle …….…   sobre el valle          

por fondon de ……………   por el fondo de

por la cumbre ayuso ……   de la cumbre hacia abajo

por somo …………………  por encima, sobre

que tanga ……………….    que taña (de tañer o tocar la bocina)

que ge ……………..…….    que se

real, rreal…………………  posada o alojamiento real

remesar ………………….   lanzar la jabalina o lanza

se paresce ……………….  se nota, se ve

so …………………………   abajo, debajo de

sobre ……………………..   mirando hacia, en dirección a, próximo a (pero más

                                                alto,a mayor altura)

somo ……………………..  por encima de

sopié ………………..……  pie del monte

venado ……………..…      en el contexto del LM se refiere a las piezas de caza mayor objeto de la batida, osos o puercos (jabalíes), y algunas veces ciervos.

Otras palabras para el glosario

adobado ……………….     Preparado.

alfaneque ……………….    Tienda o pabellón de campaña de los moros.

atender …………………     Esperar.

avenençia ………………    Acuerdo.

ayuntados ………………    Reunidos.

azcona ………………….     Arma arrojadiza a modo de lanza o dardo grande usada antiguamente.

basteçimientos ….……..    Aprovisionamientos, víveres.

batear ……………………   Bautizar.

cibdad ………………….     Ciudad.

de amas las partes ……    Por ambas partes.

derrocar …………………   Derribar.

el alcançe ………………    La persecución.

Ingenios, yngenios ……    Máquinas de guerra, catapultas pedreras.

esleyeron ………………    Eligieron.

espolonada ……………    Carga de la caballería medieval.

gran afincamiento …….    Gran apuro.

hazes …………………..    Grupos, filas, líneas de tropas.

los nos podían sofrir …      No podían resistirlos.

paguauase …………….     Se enorgullecía.

perlados ………………..    Prelados.

pieça de ……………….     Gran cantidad de, buena parte de.

rreguarda ………………     Retaguardia.

señalada miente ……….    Señaladamente, sobre todo.

tiraderas ……………….    Correas que, a modo de propulsor, permitían arrojar la jabalina o la lanza a mayor distancia.

trayela ………………….     Correa para sujetar los perros de caza (traílla).

vegadas ……………….      Veces

vehetrías ……………….     Población cuyos vecinos elegían a su señor, noble o iglesia, bajo cuya protección se ponían y al que pagaban alguna clase de tributo.

vianda …………………..     Comida.

 

Glosario del medio rural

bodón …………………..      Charca o laguneja que se seca en verano.

dehesa boyal …………..     Terreno cercado, comunal, destinado con preferencia al ganado vacuno de labor, vacas o bueyes.

ejido …………………….     Terreno comunal cerca del pueblo que sirve para pasto y descanso del ganado.

ero ………………………     Terreno dedicado a huerta en el entorno de los pueblos.

poyal, poyalejo ………..      Estribación alomada con altibajos de un monte.

quiñones ……………….      Tierras de secano, cercadas de piedras, que se sembraban de cereal.

rodeo ……………………      Conjunto de tierra (huertos y linares) que se regaba con el agua de la reguera. Se cerraba con pared.

tercios ………………….     Al ser la tierra para sembrar cereales bastante pobre, se dividía en tres partes; cada parte tenía que descansar dos años sin sembradura.

ESTRUCTURA Y ORGANIZACIÓN DEL PRESENTE TRABAJO

He utilizado básicamente tres diferentes textos impresos del LM, el de Argote de Molina de 1582, el de Gutiérrez de la Vega de 1877, y el de Isabel Montoya Ramírez de 1992. En el análisis llevado a cabo para cada uno de los capítulos del LM que se citan al comienzo de sus respectivos apartados, se recogen una a una las descripciones de las monterías según los tres textos básicos citados y en orden consecutivo. El texto de Argote de Molina es escaneado, pero los otros dos se transcriben de sus respectivas ediciones.

Para cada montería hemos intentado localizar sobre el terreno, con la mayor aproximación posible, la zona geográfica en la que tenía lugar, indicando aproximadamente, en un croquis de cordales a escala, por dónde iban las vocerías y por dónde se situaban las armadas, en base a las descripciones arriba citadas. Finalmente, hemos intentado encontrar la equivalencia entre los topónimos que aparecen en el LM y los nombres de lugar actuales. Con frecuencia esta tarea resulta relativamente fácil de llevar a cabo, pero en algunos casos los nombres que aparecen en los distintos manuscritos del LM han desaparecido totalmente, se han modificado tanto que no se puede encontrar la equivalencia, o solamente se pueden situar por deducción lógica. A menudo ayuda bastante la consulta bibliográfica y la revisión de algunos mapas antiguos, primeras y segundas ediciones del Instituto Geográfico Nacional, donde aparecen todavía viejos caminos con sus nombres, ríos sin embalses, e incluso nombres de parajes, no recogidos en ediciones posteriores.

En este trabajo puede llamar la atención del lector las diferencias ortográficas aparentes, ya que en tiempos pretéritos la ortografía y la acentuación fueron evolucionando hasta llegar a las reglas actualmente en uso. Siempre que ha sido posible, hemos procurado mantener íntegramente la trascripción  de los textos antiguos, con su ortografía particular, mientras que en nuestros propios comentarios intentamos ajustarnos a las actuales normas.

Al analizar la posible equivalencia de los topónimos, los nombres que aparecen aparentemente repetidos tres veces en la primera columna, corresponden a cada uno de los tres textos básicos consultados, con sus diferencias ortográficas correspondientes. En la columna de la derecha se recoge nuestra interpretación de la equivalencia con la toponimia actual.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

Para la elaboración de nuestros análisis y comentarios hemos consultado los siguientes textos:

Libro de la Montería de Alfonso XI, de Argote de Molina, impreso en Sevilla en 1582. Edición facsímil del texto original editado por Lex Nova en Valladolid, 1991.

Libro de la Montería del rey D. Alfonso XI, Biblioteca Venatoria de Gutierrez de la Vega, impreso en Madrid en 1877. Reedición de Ediciones Atlas, Guillermo Blázquez editor, 2 volúmenes, Madrid, 1983.

– MONTOYA RAMÍREZ, Mª ISABEL, Estudio y edición crítica del LIBRO DE LA MONTERÍA, editado por la Universidad de Granada en 1992. Basado en el manuscrito (E1).

–     Anónimo,TRATADO DE MONTERÍA DEL SIGLO XV, publicado y anotado por el Duque de Almazán, Madrid MCMXXXVI

  • ASENJO GONZÁLEZ, MARÍA, lLa España Medieval II, tiene una parte sobre Los Quiñoneros de Segovia, 1982.

    –     CATALÁN, DIEGO, Gran Crónica de Alfonso XI, Seminario Menéndez Pidal, Ed. GREDOS, Madrid 1976.

  • –    DE ANDRÉS MARTÍNEZ, GREGORIO, Las cacerías en la provincia de Madrid en el siglo XIV según el Libro de la Montería de Alfonso XI, Fundación Universitaria Española, Madrid, 2000.
  • DE PRADO, CASIANO, Descripción física y geológica de la provincia de Madrid, reeditado por el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, Madrid, 1975.

    –   D. JUAN MANUEL,Libro de la caza, Archivo Iberoamericano de Cetrería – Universidad de Valladolid,Ed. de José Manuel FRADEJAS RUEDA; 1997- 2008.

    –     FERNÁNDEZ GARCÍA, MATÍAS, Buitrago y su tierra, tomo I 1980; tomo II 1984,    Madrid.

  • FERNÁNDEZ NAVARRO, LUCAS, Monografía geológica del Valle del Lozoya, Trabajos del Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid, 1915.

    – MARTÍN LÓPEZ, JOSÉ, BUSTARVIEJO – Un pueblo de la Sierra Norte, Ed. Patronato Madrileño de Áreas de Montaña, Madrid 1992.

    – MUNICIO GÓMEZ, LUCIANO, Legajos Apolillados, Ed. Diputación Provincial de Segovia, Segovia 1992.

    –     SIGUERO LLORENTE, PEDRO LUIS, Significado de los nombres de los pueblos y despoblados de SEGOVIA, 1997.

  • VALVERDE GÓMEZ, JOSÉ A., Anotaciones al Libro de la Montería del Rey Alfonso XI, ediciones Universidad, Salamanca, 2009.

     

    Libro IIIº, Capítulo Xº

    De los montes de tierra de Segouia,

    et de Maçanares, et de Val de Loçoya.

Que fabla en que manera se han deshacer los malos monteros de pié contrafechos, que en un año usan correr monte, et saben tan poco como el dia primero.

                                                                   —————

                 … quel tomen el azcona, et la trayela non muy mesuradamente, et quel quiebren la bocina en la cabeza; et que dallí adelante non use mas la montería; et los quel conoscieren, téngale por home astroso; et aun si dallí adelante se entremetiere á ir con los monteros á correr monte, que non ge lo consientan.

RELACIÓN DE LAS MONTERÍAS DESCRITAS EN EL LIBRO QUE NOS INTERESAN

 Aunque el texto de Argote de Molina lo numera como capítulo IXº, debe de tratarse de un error (repetición del número del capítulo), ya que existe dicho número en el capítulo anterior (De los montes de tierra de Auila, e de Cadahalso, y de San Martin de Val de iglesias, y de Val de Corneja), y sin embargo el siguiente pasa a ser el capítulo XIº (De los montes de tierra de Buytrago). Cotejando el texto con otras versiones del Libro de la Montería, se puede comprobar que este capítulo consta con el número Xº.

El capítulo completo comprende la descripción de 54 monterías en tierras de Segovia y de Manzanares, más otras 14 en tierras del Valle de Lozoya. La mayor parte de los montes descritos en este capítulo se encuentran en la Sierra de Guadarrama, ya sea por una u otra vertiente. De ahí nuestro interés en analizar las descripciones correspondientes.

De las sesenta y ocho monterías que se describen en el capítulo X, “De los montes de tierra de Segovia, et de Mazanares, et de Val de Lozoya”, nos interesan las treinta y cinco que tenían lugar en la Sierra de Guadarrama o en su entorno más próximo, que se relacionan en el siguiente punto.

MONTERÍAS DE INVIERNO Y DE VERANO

Las monterías que tenían lugar en valles o laderas orientadas al sur eran buenas para cazar en  invierno, ya que las umbrías de orientación norte debían resultar bastante inhóspitas, e incluso intransitables en tales épocas. Por el contrario, los valles o laderas orientados al norte eran buenos para la caza durante el verano, al ser más frescos y constituir buen refugio para los animales en época de calor.

En algunos casos se dice en el Libro de la Montería que los montes eran buenos para verano y a veces en invierno, lo que se puede interpretar como que por su extensión, o por su orografía, podían ser cazados por las zonas altas en verano, dejando para el invierno las zonas más bajas y más accesibles.

También hay montes buenos para cazar en todo tiempo, posiblemente por su amable orientación o poca altitud.

             Montería                                          Orientación   Invierno   Verano    Puerco  Oso

X-1. Val de Infierno et Peña Halcon                 Oeste             x                                              x

X-3. Val de Infierno et Val de Zate                    Suroeste       x                                              x

X-4. El Almenara                                              Este                x                                             x

X-5. Cabeza Morena                                        Sur                  x                                             x

X-6. Peña Ocaña                                              Sur                  x                                  x         x

X-7. Peña Osera                                               Sur                  x                                             x

X-8. El Olmojonciello                                         Sur                  x                                             x

X-9. Peguerinos                                                 Noroeste       x                                              x

X-10. La Cabeza de la Ferrería                         Sur                                      x                         x

X-19. La Cabeza Mediana et Cañal de la Osa  Oeste-Sur     Todo tiempo             x

X-20. La ladera de collado Mediano                    Sur                  x                                  x

X-29. La Dehesa de Sancta María del Vado       Sur                  x                                  x

X-32. La Cabeza de Yescar                                 Sur             Todo tiempo              x

X-33. La Garganta de sobre las Porquerizas       Este               x                  x              x

X-34. El soto de las Chozas                                 Sureste          x                                  x                      x

X-35. Los Poyales de sobre Guadalix                  Sur                  x                                  x

X-36. El monte de la Ferrería                               Sur                                      x                          x

X-37. Los Altarejos                                               Sur                  x                                              x

X-38. Larganta la Puerta                                       Sur                                      x                          x

X-39. Los Cervales, et Foyo Seco et el Pinarejo   Sur                                      x                          x

X-40. La Maliciosa et la Texediella                        Sur                                      x                          x

X-41. El monte de la Tablada                                Sur                  x                  x              x          x

X-42. La Dehesa del Espinar                                 Norte          Todo tiempo             x

X-43. La Garganta de Ruy Velásquez                   Noroeste                           x              x          x

X-44. El Quintanar et Gargantiellas de Ferreros    Oeste             x                                  x

X-45. Rio Milanos, et la Mata de Cepones et         Oeste                                 x              x

X-46. El Acebeda de Riofrío                                   Norte                                  x              x          x

X-47. Valsavín                                                        Norte                                  x              x          x

X-48. El Ortizuelo                                                    Nordeste        x                                  x

X-49. El arroyo de la Peña, et Garganta Vieja        Noroeste                           x              x          x

X-50. Siete Arroyos et la Mata de Valbuena           Noroeste                           x              x          x

X-51. Las Marmaletas                                             Oeste                                 x              x

X-52. El monte de la Cámara, Valmesado              Norte              x                                  x          x

X-53. Río Pirón et la Solana                                    Oeste             x                  x              x          x

X-54. La Pedregosa et Garganta del Oso               Norte                                  x              x

Sumando a estas treinta y cinco monterías las catorce del Val de Lozoya, que nos interesan todas, tenemos un total cuarenta y nueve monterías por analizar.

Por su alejamiento de las zonas de la sierra nos interesan menos, a efectos del presente estudio, las diez y nueve restantes, que son:

X-2. El monte de Fuente Calada

X-11. La Xara del Milaniello

X-12. Val de Infierno et Val de Moriello

X-13. El Pinarejo cabo Nava la Gamella

X-14. El Foyo de la Plata

X-15. Val de Quexorla

X-16. El monte de Val de Morena

X-17. Xara Beltrán

X-18. El monte de sobre el Pardo

X-21. La Dehesa de Galapagar

X-22. La Dehesa del Forcajo

X-23. La Foz de las Gallinas

X-24. El Berrocal de la Torre de Lodones

X-25. El Serrejón

X-26. El Salto de la Muela et Navalquejigo

X-27. La Dehesa de Colmenar Viejo

X-28. El Zarzalejo et Monte Calviello

X-30. El monte cabo la Torreciella del Atalaya

X-31. El Mornegriellos, et Valderesolla

Las monterías tenían lugar por ambas vertiente de la sierra, realizándose todas ellas en montes pertenecientes a tierras de Segovia, incluidos los montes del Real de Manzanares y del Val de Lozoya, que también pertenecían a Segovia.

 

REFERENCIAS INDIRECTAS

En las descripciones de las monterías correspondientes a este capítulo aparecen de manera indirecta abundantes referencias relativas a la vegetación, al arbolado, ríos y arroyos, pasos y collados, alturas y montañas, caminos, lugares habitados, alturas, etc, y con menor frecuencia otras relativas a la fauna.

Relativas a la vegetación

el Acebeda, la Garganta del Acebeda       Acebo  

el Acebeda de Rio Frio                            Acebeda

el Aliseda                                               Alisos

el Alcornocal                                           Alcornoque

el Aulagar                                               Aulagas           

la Fresneda                                             Fresnos           

río Cabrones (el Cambrones segoviano)      Cambrones

el Carrascal                                              Carrascas

la Xara del Milaniello, Xara Beltrán           Jara   

en tiempo de madroño                               Madroños; el otoño     

collado Lamienta                                       Menta

pinar Sequiello, el Pinarejo, Navalpinarejo,

Majadalpino, el Pinar de Rascafría,

Navalpino, el Pinar                                    Pinar              

la Dehesa de Perales                                Perales          

Navalquejigo                                             Quejigo          

el Robredo, la fuente del Robre, majada

del Reobrediello, el lomo del Robredo        Roble

Valsabin (¿Val Sabinorum?)                       Sabina

la Sauca                                                      Saúco

arroyo de las Setas                                     Setas 

la Texeda, la Texediella, la Texera              Tejo   

en tiempo de uvas, Viñas de Guadalete      Vides 

el Zarzalejo, el Sarzoso                               Zarzales         

 

Referidas a la fauna

el Colmenar, Colmenarejo                          Abejas

la Peña del Aguila                                      Águila

la Cabrera, las Cabreras,                           Cabras

las Cabreruelas, el Cabrón                        Cabras

collado Cabrón,  rio Cabrones                    Cabrón

Nava Cervera, los Cervales                        Ciervo

la Cigoñuela                                               Cigüeña

arroyo del Cuervo                                      Cuervo

collado de la Chiva                                    Chiva

la Foz de las Gallinas                                Gallinas

Cabeza del Falcon                                    Halcón

el Berrocal de Lobos                                 Lobos

el Milaniello, rio Milanos                            Milano

rio Peces                                                   Peces

Cabeza del Puerco, Porquerizas               Puerco

la Peña del Oso, la Garganta del Oso,       

el Canal de la Osa                                    Oso

la Vaqueriza                                              Vacas

Navalayegua, Nava la Yegua                   Yegua

 

CUMBRES, ALTURAS

Cabeza Aguda                              Alto de Pasapán

Cabeza de Cabrones                    —-

Cabeza de Dueñas                       —-

Cabeza de Mamotar                      La Marmota, por el monte de El Pardo

Cabeza de Sanct Felices              El cerro de San Pedro

Cabeza de Oter de Iniesta             La Atalaya sobre Torrecaballeros

Cabeza del Puerto                        Quizá el cerro del Puerco

Cabeza del Yescar                       Cabeza Illescas

Cabeza sobre Nava Fermosa         Alto de Navahermosa

El Pinganiello                               El PInganillo, en el valle de Lozoya

El Alcornocal                                El Arcornocal en la Pedriza

El cerro Berrocoso                        La Berrocosa, sobre Soto del Real

El monte de la Ferrería                  Las Machotas, por encima de la Herrería de el Escorial

El Monton de Trigo                        Montón de Trigo

El Ortizuelo                                  Matabueyes

El Quintanar                                 Sierra del Quintanar

El Serrejon                                   —-

El Yelmo                                      El Yelmo de la Pedriza; también el Pico de la Miel

La Maliciosa                                 Maliciosa

La Picota                                     Cerro de la Picota, por el río Pirón

La Torreciella del Atalaya               —-

Las Guadarramiellas                     Altos de las Guarramillas

Los Altarejos                                La Pedriza

Oter de Iniesta                              La Atalaya

Peña Caballera                             Siete Picos

Peña Citores                                Peña Citores

Peña Corva                                  Peña Retuerta, al pie de los Almorchones

Peña del Oso                               Peña del Oso, en la Mujer Muerta

Valmesado                                   Valmesado, por la cabecera del río Cambrones

 

PASOS Y COLLADOS

el collado Albo                              Collado Albo

el collado de la Povediella              Paso sobre la casa de la Povedilla (por Navahonda)

el collado de la Ferrería                  Collado de Entremachotas

el collado Mediano                         En la cabecera del arroyo de la Garita

el collado de la Siella                     Collado de la Dehesilla

los Lauajuelos                               Navajauelos

el collado del Cabrón                     Collado Cabrón

el collado de la Berrocosa              Collado Norte de la Berrocosa

el collado de la Fuent Fria              Puerto de la Fuenfría

el collado Lamienta                        Collado Ventoso (antiguamente llamado de la Menta)

el collado de la Chiva                     Collado de Marichiva

el collado del Berrocal de Lobos         —-

el collado de Mojapan                    Puerto de Pasapán

el collado del Quintanar                      —-

el collado de Riofrío                       Collado de Riofrío

el collado de Lozoya                      Puerto los Cotos

el collado de Navalmesado             Collado de Valmesado

el collado de Valfermoso                Puerto de Canencia

la Cuella Mayor                              Collado Oeste del Quintanar

el collado de la Cabeza de Buey     La Cruz de la Gallega

el colladiello de Nava Redonda       Portachuelo de Navarredonda

el colladiello del Carrascal                   —-

Sanct Johan de Malagon                Puerto de Malagón

el puerto de Mazanares                  Puerto de Navacerrada

el puerto de Mal Agosto                 Puerto del Malagosto

el puerto del Reventón                   Puerto del Reventón

el puerto de Cega                          Puerto de Navafría

el puerto de la Tablada                  Puerto de Tablada

 

RÍOS, ARROYOS, FUENTES

rio de Alberche                             Río Alberche   

rio Cabrones                                 Río Cambrones           

rio Cofio                                       Río Cofio        

rio Frio                                         Río Frío          

rio Lozoya                                    Río Lozoya

rio Milanos                                       Río Milanillos

rio Peces                                         Río Peces

rio Piron                                           Río Pirón

el Pironciello.                                   Río Viejo

el rio                                                Río Lozoya

rio Sequiello                                     Ríosequillo

el río que pasa por Xara Beltrán         El río de Xara Beltrán

el Aguilon                                        Arroyo del Aguilón

arroyo del Alpalante                          Arroyo del Alpalante (está por la Navata)

el Albalate                                       Arroyo Albalá

arroyo del Cuervo                              Arroyo Cuervo

arroyo del Ferrero                             Arroyo y río Herreros

Cigoñuela                                        Arroyo de la Cigoñuela

Arroyo Viejo                                     arroyo del Monesterio

arroyo de Navacerrada                      Arroyo Navacerrada

arroyo de la Peña                             Arroyo de la Peña(el Chorro Grande)

arroyo de las Setas                           Arroyo de las Setas

arroyo de la Texediella                      Arroyo de la Tejerilla (en Valfermoso)

arroyo de la Torre                                    —-

arroyo de la Torreciella                             —-

arroyo del Valle                                Arroyo del Valle (Valfermoso)

regajo de Sanct Garcia                            —-

Siete Arroyos                                   Siete Arroyos

Fuente Anguiella                                    —-

Fuente Calada                                         —-

Fuente del Carro                                      —-

Fuente del Collado                            Fuente del Collado (Bustarviejo)

Fuente del Moral                               Fuente de Moralzarzal

Fuente del Robre                                      —-

                                               

CAMINOS

el camino de fuente Calada a Sanct Sadornin

el camino del Barco de Val de Zate

el camino de Val de Moriello a Illescas

el camino de Nava Fonda a Colmenar del Arroyo

el camino de Nava la Gamella a Val de Moriello

el camino de Nava la Gamella a Perales

el camino arriba de Maidrit

el camino de Val de Moriello a Maydrit

el camino de Navacervera a Val de Moriello

el camino de la Foz desde las Gallinas a Sancta Maria del Retamar

el camino mayor que va de Galapagar al Pardo

el camino que pasa al Alpalante

el camino que viene del Foyo a Mazanares

el camino del Foyo a las casas de las Parriellas

el camino de Colmenar a Maidrit

el camino que va de Viñuelas a Sanct Agostin

el camino que va de Navalafuente a Bustar Viejo

el camino de la Morcuera

el camino de la Fuent Fria

el camino fasta Canienza

el camino de Lozoya a Nava Redonda

el camino del Reventón

la carrera que viene de Bustar Viejo a Porquerizas

la vereda que va de Sanct Julian fasta el collado de la casa          

 

ERMITAS, IGLESIAS, MONASTERIOS

la Hermita                                    —

el Monesterio                                Santa María de la Sierra  (Collado Hermoso)

Monasterio                                   Monesterio (Collado Villalba)

Nava Fonda                                  Ermita de Navahonda

Sanct Agostin                               —

Sanct Alifonso                              La Granja de San Ildefonso

Sanct Bartolomé                           —

Sanct Benito                                —     

Sanct Felices                               —

Sanct Garcia                                —

Sanct Jullian                                Monasterio de San Julián y San Antonio (la Cabrera)

Sanct Sadornin                             —     

Sancta Ana                                  Ermita de Santa Ana

Sancta Maria                                —     

Sancta Maria del Moral                  —

Sancta Maria del Moralejo              —

Sancta Maria de Cepones              Ermita desaparecida en los Cepones

Sancta Maria del Retamar              —

Sancta Maria del Vado                  Despoblado de Santa María del Vado

Sancta Secilla                              Ermita de Santa Cecilia, desaparecida

No se cita el Monasterio de El Paular, en aquel tiempo todavía sin construir.

 

LUGARES HABITADOS, PUEBLOS

el Alameda                                   Alameda del Valle

Alpedrete                                     Alpedrete

el Barco de Val de Zate                 El Alberche se cruzaba antiguamente con una barca, donde ahora está el puente de San Juan.

Bustar Viejo                                 Bustarviejo

Buytrago                                      Buitrago

Canienza                                      Canencia

el Colmenar                                  Colmenar Viejo

Colmenar del Arroyo                      Colmenar del Arroyo

las Chozas                                   Chozas de la Sierra, Soto del Rea

Ferreros                                       Antiguo despoblado de Herreros

Galapagar                                    Galapagar

Gargantiella                                  Gargantilla de Lozoya

Guadalete                                    Guadalix

Guadarrama                                 Guadarrama

el Hoyo                                        Hoyo de Manzanares

el molino del Sangrero                   —

la “cerca”                                      La cerca real, próxima a Sta. María de la Sierra

la parada de Don Diego                 —

Lozoya                                         Lozoya

Mazanares                                   Manzanares el Real

Maydrit                                         Madrid

Monesterio                                   Santa María de la Sierra, cerca de Collado Hermoso.

el Moral                                        Moralzarzal

Nava Cerrada                                Navacerrada

Nava Fonda                                  Navahonda

Nava la Fuente                             Navalafuente

Nava la Gamella                           Navalagamella

Nava Redonda                              Navarredonda

Naval Quexigo                              Navalquejigo

el Pardo                                       El Pardo

Peguerinos                                   Peguerinos

Perales                                        Perales de Milla

Piniella                                         Pinilla del Valle

Porquerizas                                  NMiraflores de la Sierra

la Povediella                                 La Povedilla

Quexorla                                      Quijorna

Rascafria                                     Rascafría

Real de Manzanares                      Manzanares el Real

Rio Frio                                        Río Frío, Riofrío

la Torre                                        La Torre, en tierras segovianas, cerca del río Pirón.

la Torre de Lodones                      Torrelodones

Val de Moriello                              Valdemorillo

Valsavin, Valsabin                        Valsaín

Viñuelas                                       Viñuelas

el Zarzalejo                                  Zarzalejo

la Zerezeda                                  Cerceda

 

DEHESAS, CULTIVOS

El soto de las Chozas                              Soto del Real

La Defesiella vieja                                   —

La Dehesa de Alpedrete                           Dehesa de Alepdrete

La Dehesa del Espinar                             Junto a El Espinar

La Dehesa de Colmenar Viejo                   Dehesa de Colmenar Viejo

La Dehesa del Forcajo                             La dehesa de Horcajo

La Dehesa de Fuente Lampas                  Dehesa de Fuente Lámparas

La Dehesa de Galapagar                          Dehesa de Navacerrada

La Dehesa de Navacerrada                       Dehesa de Navacerrada pueblo

La Dehesa de Sancta Maria del Vado        Junto al río Manzanares

La Nava de la Fonsadera                          La pradera de la Fuenfría

La Nava del Pinganiello                            Navalpinganillo

Las Navas del rio                                     Al Sur de Valsaín

Nava Fermosa                                         — 

228r Herr Heinrich von Weisensee

Codex Manesse – Herr Heinrich von Weisensee (copia D. Pliego)

 

X-1  Val de Infierno et Peña Falcón

 

Argote de Molina (1582); pág. 51 r, párrafo 2

 

Val de Infierno, e Peña halcó es to-

do vn monte, e es bueno de osso en

inuierno, e es la bozeria por cima d val

de Infierno por la cûbre al d encima et d

las Caleras fasta el canal Segouiano e

q estê renueuos a los passos, et le renueue

e son las armadas, la vna al arroyo de las

setas, e la otra al cerro de Peña Falcó.

Gutiérrez de la Vega (1877).- Página 158, párrafo 1

Val de Infierno, et Peña Halcon, es

todo un monte, et es bueno de oso

en  ivierno.    Et  es  la  vocería  por ci-

ma  de  Val  de  Infierno por la cumbre

desde encima de las Caleras fasta el Canal Se-

goviano. Et que estén renuevos á los pasos del

rio de Alberche, porquel dejen pasar et le re-

nueven. Et son las armadas la una al arroyo

de las Setas, et la otra en el cerro de Peña Fal-

con.

Mª Isabel Montoya Ramírez  (1992)

 

5.590                Val de Jnffierno,

                  et Peña Halcon

                  es todo vn mon-

                  te; et es bueno de

                  osso en uyuierno. Et es la

5.595          bozeria por çima de Val de Jnffier-

                   no por la cunbre, desde en çi-

                  ma de las Caleras fasta el Ca-

                  nal Segouiano. Et que esten

                  rrenueuos a los pasos del rrio

5.600        de Alberche, por quel dexen pasar

                 et le rrenueven. Et son las

                  armadas: la vna al Arroyo de

                  las Setas, et la otra en el çerro

                  de Peña Falcon.

La zona de la montería

    Aunque esta montería tenía lugar en una de las zonas de la sierra que hemos pateado menos, me caben algunas dudas respecto a su ubicación concreta. El eje principal es el Val de Infierno, la estrecha garganta por la que discurría el Alberche desde su unión con el río Cofio, aguas abajo, hasta poco más debajo de la actual presa de Picadas. Esta zona se encuentra hoy día cubierta por parte del embalse de San Juan, hasta la presa del mismo nombre, y desde el puente de San Juan por el embalse de Picadas hasta la presa homónima.

    Las dudas surgen al localizar el Canal del Segoviano, pues aguas arriba el río Cofio tiene un afluente por su izquierda, que lleva el sugerente nombre de arroyo de los Segovianos. Pero resulta que aguas abajo del Alberche, más abajo del puente de San Juan, hay un Camino de la Cañada de Segovianos, que baja desde Navas del Rey al río, camino que aparece recogido en los mapas del IGN de esta zona desde su primera edición. Además, ya cerca de la presa de Picadas, aparece un arroyo de Pañarcón (con toda probabilidad Peña Halcón), afluente del Alberche por la orilla derecha.

    Situando las Caleras en el entorno del puente de San Juan, el antiguo paso de la barca, la duda principal se produce al tratar de determinar la zona de la montería, desde este puente hacia el norte, sobre la orilla izquierda del Cofio y parte del Alberche, o bien hacia el Sureste, pero también sobre la orilla izquierda del Alberche. En ambos casos, los cerros, de bastante menor altura que las cumbres de la sierra, orientados al Oeste-Suroeste, parecen apropiados para la cacería en invierno.

    Gregorio de Andrés (Las cacerías en la provincia de Madrid en el siglo XIV) se inclina por ubicar la montería sobre la orilla izquierda del Alberche aguas abajo del puente de San Juan, argumentando coincidencia de algunos topónimos, la Cañada de los Segovianos y el de Peña Halcón, que sitúa junto a la presa de Picadas. Sin embargo creo que su teoría de que alguna de las armadas se disponía por esta Peña Halcón para abatir la caza que huyese río abajo, no resulta suficientemente sólida, ya que al tratarse de una montería de osos, estos animales no huirían río abajo, sino que tenderían a traspasar alguna zona de cumbres.

    Si consideramos la posible ubicación de la montería aguas arriba del puente de San Juan, también sería asumible que el Canal Segoviano fuese la vaguada del arroyo de los Segovianos. Sin embargo, falta localizar en esta zona la Peña Halcón, aunque también resultan bastante sugerentes los nombres de Cabeza Usera (¿Cabeza Osera?) y del Valle del Oso, por las Cabreras, sobre la orilla derecha del río Cofio.

    En mi opinión, la zona que se describe en esta montería estaría por la parte final de la orilla izquierda del río Cofio, hasta su desembocadura en el Alberche, más un corto tramo de este último, desde la actual presa hasta el puente de San Juan, el antiguo paso de la barca, por el que pasa la carretera de Navas del Rey a San Martín de Valdeiglesias. La montería se extendería hacia el norte hasta la canal del Segoviano, el arroyo de los Segovianos (En la hoja nº 557 del IGN, San Martín de Valdeiglesias, 1ª edición, de 1940, aún no existían los embalses de San Juan ni el de Picadas, y se entiende bien la disposición de esta montería). Val de Infierno sería el barranco del Alberche aguas abajo de la confluencia con el Cofio, que se prolongaría por lo que actualmente es el embalse de Picadas. El arroyo de las Setas es el nombre que recibe el último tramo del arroyo de Valdezate antes de desembocar en el Alberche a la altura del puente arriba citado.

Las vocerías

    Se disponían por encima de los cerros que dominan la orilla izquierda del Cofio en esta zona, la cuerda de la Parada, subiendo hacia el norte desde las proximidades del paso de la barca, el puente de San Juan, hasta el collado de 1000 metros de altura en cuya vertiente occidental nace el arroyo de los Segovianos.

Las armadas

    Dos armadas. Una situada en el arroyo de las Setas, para atajar a las piezas que escapasen por este barranco hacia las alturas que dominan el Valdezate por el sureste; la otra en peña Halcón, que no hemos localizado, pero que podría ser alguna de las alturas que se levantan junto a la cuerda de la Parada, cordal que intentarían salvar los osos para escapar hacia los Tres Valles.

    Como nos parece demasiado próxima la situación de las dos armadas, bien pudiera ser otra la situación de la segunda. Sobre la orilla derecha del Cofio, enfrente y poco más al norte de la peña del Yelmo, aparece en los mapas la denominación de Valle del Oso, al pie de unos peñascales de casi 900 metros de altitud, que bien pudiera tener que ver con las antiguas monterías. También podría tratarse del cerro Agudillo, cuya cuerda intentarían salvar los osos para huir hacia la Sarnosa. En cualquier caso, habría que localizar con más precisión Peña Halcón.

 

Topónimos cuya correspondencia con los actuales está más o menos localizada

Val de Infierno

Val de Infierno

Val de Jnffierno                         La garganta del Alberche donde está situada la presa de San Juan.

el canal Segoviano

el Canal Segoviano

el Canal Segouiano                    Arroyo de los Segovianos y valle correspondiente.

 

el rio de Aluerche

el rio de Alberche

el rrio de Alberche                      El río Alberche.

 

el arroyo de las Setas

el arroyo de las Setas

el arroyo de las Setas                El arroyo de las Setas o de Valdezate.

Topónimos cuya correspondencia no hemos localizado hasta la fecha

Peña halcon, peña falcon

Peña Falcon

Peña Halcon

 

las Caleras

las Caleras

las Caleras

 

Croquis de la zonaMapas 557-II (Colmenar del Arroyo) y 557-IV (Navas del Rey)             

Val de Infierno

 

 

                                               (continuará)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s