LOS NOMBRES OLVIDADOS

LOS NOMBRES OLVIDADOS

Ocurre a menudo en la sierra de Guadarrama, y supongo que en muchas otras partes de nuestra geografía también, que algunos nombres que antaño fueron conocidos se van perdiendo paulatinamente, o, al quedar en el olvido, van siendo sustituidos por otros más modernos. Esto ocurre no sólo con los nombres de lugar, sino también con los de algunas personas que tuvieron bastante que ver con la sierra. Incluso ocurre a menudo que, manteniéndose el nombre, se va olvidando quién era aquella persona, o a que se refería tal o cual nombre de lugar. Entre esos nombres que se van perdiendo, podemos recordar, por ejemplo, algunos de los siguientes.

Nombres de personas

Eduardo Schmid, socio número 13 de Peñalara, que abrió y dio nombre al famoso camino Schmid, uniendo el valle de la Fuenfría con el puerto de Navacerrada, conocidísimo por mucha gente que frecuenta la sierra, sin saber quién fue. Incluso hemos llegado a ver tiempo atrás en alguna tablilla indicadora el nombre de camino Smith, con grafía totalmente inglesa, desconociendo el verdadero origen germánico del nombre.

Alberto Oettli, nombre desconocido por la inmensa mayoría de los frecuentadores de la sierra, que fue uno de los pioneros en la exploración del macizo de Siete Picos, llegando a tener una placa conmemorativa, posteriormente destruida, en las rocas del Tercer Pico.

José de Aguinaga, Director de la compañía que construyó el ramal de tren de Cercedilla al puerto de Navacerrada, inaugurado en 1923. Junto al apeadero de Camorritos hay, o al menos hubo, un pequeño monumento conmemorativo, deteriorado por el paso del tiempo y el abandono, que pasa desapercibido al público en general.

Antón Ruíz de Velasco, peñalaro, en cuya fuente a la vera del camino Schmid y a pocos metros de la carretera de la República, hemos repuesto el agua de nuestras cantimploras muy a menudo.

Díaz Duque, otro peñalaro que daba nombre a la vieja fuente de Navarrulaque. Fuente y placa conmemorativa desaparecieron con el rediseño de la zona.

Birger Sörensen, el noruego que a principios del pasado siglo esquiaba por las laderas de lo que hoy día es Valdesquí, con las primeras tablas que se vieron en Guadarrama, en cuya memoria se daría el nombre de loma del Noruego a la estribación que desde las Guarramillas se alarga hasta el puerto de los Cotos.

José Ibáñez Marín, militar, fundador en 1900 de la Sociedad Militar de Excursiones, buen conocedor de la sierra, muy vinculado a la zona del puerto del Reventón, donde levantó la línea de mojones conocida por el nombre de la Cotera y unos pequeños refugios a lo largo del camino, para facilitar este duro paso de la sierra.

Enrique de Mesa, el poeta de la sierra, enterrado en el monasterio del Paular, donde pasó tantos ratos con sus más queridos amigos.

Casino de Prado, Mariano de la Paz Graells, Macpherson, Bolívar, Calderón, y tantos otros que profundizaron en el conocimiento de la sierra, abriendo el camino a los primeros excursionistas de la Institución Libre de Enseñanza.

Nombres de lugar

El Alto de las Guarramillas, sustituido hace ya muchos años por el poco atractivo apelativo de la Bola del Mundo.

El camino de las Aguardenterías y el puerto de la Tablada, uno de los más antiguos pasos de la sierra, abandonado al abrirse el puerto del León.

Las ruinas de Casarás (Casa Eraso), el antiguo pabellón real levantado a la vera de la vieja calzada romana de la Fuenfría, abandonados pabellón y camino al abrirse el paso de Navacerrada.

El puerto de Quebrantaherraduras, más conocido como el puerto de los Neveros, paso entre la Granja y el valle del Lozoya por las proximidades de la laguna de los Pájaros.

El Carro del Diablo, pequeña piedra caballera bien conocida por las gentes de Rascafría, señalado en algunos mapas oficiales con el nombre de Cerro del Diablo (???).

El collado del Miradero, en la Pedriza, así llamado por las gentes de la Institución Libre de Enseñanza antes de pasar a denominarse collado de Prao Poyo y, mucho después, olvidados ya ambos nombres, collado de la Carabina.

Aunque se podría ampliar enormemente la lista, desde aquí queremos hacer una llamada a los usuarios de la sierra y a las instituciones deportivas y relacionadas con la cartografía, para recuperar algunos viejos nombres, cargados de historia, antes de que se pierdan totalmente.

                       Domingo Pliego Vega

                               Junio 2002

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s